Noticias del español

| |

| Alexis Márquez Rodríguez
Últimas Noticias, Venezuela
Domingo, 3 de febrero del 2008

LA PALABRA: FARRUCO

Los hipocorísticos son formas familiares o coloquiales con que suele reemplazarse algunos nombres propios de persona.


Frecuentemente el hipocorístico se forma a partir del propio nombre: de Antonio o Antonia, Toño o Toña; de Luis o Luisa, Lucho o Lucha; de Carlos, Carlucho; de Rosario, Charo; de José María o José Manuel, Chema; de Pedro, Perucho; de Ramón, Mon; de Jesús, Chucho, Chuy o Chus; de Alberto, Beto; de Guillermo, Memo; de Aracelis, Ara; de Gregorio, Goyo; de Enrique, Quique; de Susana, Susi; de Mercedes, Meche o Mecha; de Fernando, Nando; de Manuel o Manuela, Manolo o Manola, etc.

En otros casos los hipocorísticos no derivan directamente del nombre de que se trate, y los hay de diversos orígenes, que incluso no tienen ninguna relación fonética o de otro tipo con el nombre original. Tal, por ejemplo, Pepe como hipocorístico de José; Paco y Pancho, de Francisco; Fay, de Rafael.

Según el DRAE el hipocorístico es un nombre «Que, en forma diminutiva, abreviada o infantil, se usa como designación cariñosa, familiar o eufemística, p. ej. Pepe, Charo (…)». Esta definición es válida, aunque deja fuera algunos de esos casos que de hecho se dan como hipocorísticos, sin que tengan nada que ver directamente con el nombre al cual reemplazan o representan.

Por lo común, los hipocorísticos son sólo eso, y no tienen ningún otro significado. Sin embargo, excepcionalmente los hay de este tipo. Uno de ellos es Farruco, que entre los gallegos y asturianos es hipocorístico de Francisco. Pero «farruco» es, además, un adjetivo que se define como 'Insolente, altanero' (DRAE).

Otros diccionarios son algo más precisos. El Diccionario CLAVE, por ejemplo, dice: «farruco, ca: Obstinado, insolente o con una actitud desafiante». El Diccionario del español actual, de Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos, dice igualmente: persona 'de actitud desafiante o arrogante'. Igualmente el Diccionario Anaya de la lengua registra: «farruco, ca: Se aplica a la persona que se muestra excesivamente obstinada y desafiante o insolente».

En cuanto al origen del adjetivo «farruco», originalmente designaba al gallego o asturiano emigrantes, recién salidos de su tierra.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: