Noticias del español

| | |

|

Alexis Márquez García

Últimas Noticias. (Venezuela)

Domingo, 20 de febrero del 2011

LA PALABRA: EL PARTICIPIO (1)


Foto: <cuartobelmundo.blogspot.com>El participio es otra de las formas no personales del verbo. Se reconoce por su terminación. Los de los verbos de la primera clase acaban en «-ado»: amado, cantado, soñado… Los de los verbos de la segunda clase y los de la tercera acaban en «-ido»: temido, comido, perdido, partido, salido, dormido…



 



El participio tiene la característica de ser una  forma del verbo y cumplir al mismo tiempo funciones de adjetivo.


Como forma del verbo, el participio posee los rasgos propios de este, salvo la  de poder conjugarse, pues, como ya vimos, las formas no personales del verbo no son  conjugables.

La función principal del participio es la de formar, con el verbo haber como  auxiliar, los tiempos compuestos de todos los verbos: «Ella ha amado», «Nosotros  habíamos comido», «Ha habido una trifulca»…

En su condición adjetiva, el participio puede ejercer diversas funciones propias del   adjetivo: «Una casa situada en una colina», «El caballo estaba cansado». En el primer ejemplo el participio «situada» hace de complemento del sustantivo «casa»; en el  segundo, el participio «cansado» es atributo, pues califica al sustantivo «caballo» a través  del verbo copulativo «estaba».

Algunos verbos tienen dos participios, uno regular y otro irregular. Tal el caso, por ejemplo, de imprimir, que tiene el participio regular «imprimido», y el irregular «impreso». Esta dualidad suele plantear dudas  acerca de cuándo y cómo se emplea uno u otro. La norma usual establece que la forma  regular se usa en la formación de los tiempos compuestos: «Del libro se han imprimido  cinco mil ejemplares», mientras que la forma irregular se usa cuando el participio hace  función de adjetivo: «Yo prefiero el periodismo impreso». Sin embargo, no se trata de  una regla rígida, y es posible decir «Del libro se han  impreso cinco mil ejemplares». En cambio,  no es válido decir  «periodismo imprimido».

Algo parecido ocurre con el verbo elegir, que tiene un participio regular, «elegido», y  uno irregular, «electo». El regular se usa en los tiempos compuestos: «Hemos elegido un  mal presidente», y el irregular en funciones adjetivas: «El presidente electo». En  este caso, además, «electo» se usa cuando el funcionario de que se trate aún no ha tomado  posesión de su cargo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: