Noticias del español

|

|

Noticiario Digital, Venezuela

LA PALABRA: EL INFINITIVO (3)


Tal como ya dije, el infinitivo, en tanto que forma del verbo, tiene las  características de este, salvo que no es conjugable.  Vimos que, por ejemplo, el infinitivo  tiene sujeto. Este puede ser el mismo del verbo principal: «Yo quería comer  pescado». Aquí el sujeto del verbo «quería», que es «yo», es también el sujeto sobrentendido del infinitivo: «…comer (yo) pescado». Pero también es posible que el verbo principal y el  infinitivo  tengan sujetos diferentes: «Nosotros vimos correr la gente hacia allá».  Aquí el sujeto del verbo principal, «vimos», es «nosotros», y el del infinitivo es «la gente».


El sujeto del infinitivo puede ser indeterminado, porque no se le  conozca, o porque no convenga o no se quiera expresarlo. En la frase «Querer es poder» hay dos infinitivos, ambos con sujeto indeterminado. Lo mismo ocurre en «Más vale prevenir que lamentar», también con dos infinitivos, ninguno de los cuales lleva un sujeto determinado. En «El gobierno acordó limitar la venta de dólares», en cambio, el verbo «acordó» tiene un sujeto determinado, «El gobierno», pero el  infinitivo  «limitar» no lleva sujeto determinado. Desde luego que en este caso sí hay un sujeto  lógico, pues al haber una acción, alguien tiene que ejecutarla. Pero no hay un sujeto gramatical.

El infinitivo también puede llevar complemento directo: «A ella le gusta cantar  canciones de amor». «Canciones de amor» es en este caso el complemento directo del infinitivo «cantar», la cosa cantada.

Igualmente es posible que el infinitivo lleve complemento indirecto: «Ella acostumbra leer mucho para divertirse». «Para divertirse» es complemento indirecto del  infinitivo «leer». Sin embargo, la nueva gramática prefiere considerar este tipo de  complemento como circunstancial de finalidad, y no como indirecto.

Es usual también que el infinitivo lleve complementos circunstanciales. En «Mañana hay que levantarse temprano», «temprano» es complemento circunstancial de tiempo del   infinitivo «levantarse». En «A ella le gusta cantar a voz en cuello», la frase «a voz en cuello»   es complemento circunstancial de modo del infinitivo «cantar». Y en «Yo acostumbro  comer en mi casa», «en mi casa» es complemento circunstancial de lugar del infinitivo  «comer».

 

Por Alexis Márquez Rodríguez
 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: