Noticias del español

| |

| Alexis Márquez Rodríguez
Últimas Noticias (Venezuela)
Domingo, 22 de junio del 2008

LA PALABRA: DESASTRE

En uno de los ensayos de su libro Comprensión de Venezuela (1949), Mariano Picón Salas, una de las mentes más lúcidas de la literatura venezolana, dijo que los personajes femeninos de nuestra narrativa «Parecen los testigos y acompañantes del continuo desastre que hicieron los hombres: guerrilleros, políticos, aventureros, soñadores frustrados o simples "balas perdidas" de una familia en trance de desintegración».


«Desastre» es la mejor palabra que encontró Picón Salas para caracterizar la realidad venezolana a lo largo del difícil proceso que ha sido la vida política de nuestro país.

El DRAE define la palabra «desastre» de la siguiente manera: «1. m. Desgracia grande, suceso infeliz y lamentable. 2. m. Cosa de mala calidad, mal resultado, mala organización, mal aspecto, etc. (…)».

El Diccionario CLAVE, por su parte, dice: «1. Desgracia grande o suceso lamentable en el que hay mucho daño y destrucción (…). 2. Lo que tiene mala calidad, mala organización o mal resultado. (…). 3. Persona llena de imperfecciones o con absoluta falta de habilidad o de suerte (…)».

En efecto, en la práctica se aplica el vocablo «desastre», en primer lugar, a un suceso catastrófico, que causa grandes daños principalmente materiales: un terremoto, un gran incendio, una inundación con enorme poder destructivo, un huracán desolador… Todos ellos son hechos desastrosos, sea que causen personas muertas o no.

Pero la palabra «desastre» se usa también para caracterizar otros hechos, no necesariamente materiales. Una fiesta, un evento deportivo, una reunión de cualquier tipo, una ceremonia religiosa, un espectáculo… pueden haber resultado un «desastre». Igualmente la gestión política o administrativa de un funcionario o de un organismo, o la de una empresa o un empresario, puede calificarse de desastrosa. Incluso el desempeño de un profesor, de un conferencista, de un profesional cualquiera, puede ser o haber sido un «desastre», como también la relación conyugal en un matrimonio.

Asimismo se puede aplicar el vocablo «desastre» a determinadas personas, dadas su manera de ser o de comportarse: «Fulano es un verdadero desastre…».

«Desastre» es palabra de origen provenzal.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: