Noticias del español

| |

| Alexis Márquez Rodríguez (Venezuela)
Martes, 17 de febrero del 2009

LA PALABRA: COMPETENCIA

competencia


Aunque tienen el mismo origen —es decir, se trata de la misma palabra—, el DRAE registra por separado dos artículos sobre «competencia»:

1) «1. f. Disputa o contienda entre dos o más personas sobre algo. 2. f. Oposición o rivalidad entre dos o más que aspiran a obtener la misma cosa. 3. f. Situación de empresas que rivalizan en un mercado ofreciendo o demandando un mismo producto o servicio. 4. f. Persona o grupo rival. Se ha pasado a la competencia. 5. f. Am. Competición deportiva (…)».

2): «1. f. incumbencia. 2. f. Pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado. 3. f. Atribución legítima a un juez u otra autoridad para el conocimiento o resolución de un asunto».

El primer artículo trata de las diversas acepciones del sustantivo «competencia» que se refieren a la oposición o diferencia entre dos o más personas o entidades. Como puede observarse, todas estas acepciones se fundamentan en un principio de rivalidad entre individuos o entre colectividades.

En el otro artículo, «competencia» ya no se refiere a personas o entes contrapuestos o enfrentados en una controversia por un fin determinado, sino a la capacidad o idoneidad de una o más personas o de un organismo determinado para un propósito. Pero obsérvese que en este caso la «competencia» tiene dos significados diferentes. Por un lado se refiere a la capacidad o posibilidad de que una persona o ente realicen determinadas funciones, capacidad o posibilidad que les es atribuida por quien tenga poder o facultad para ello. Es lo que damos a entender cuando decimos, por ejemplo, «La Sala Constitucional es la competente para conocer de esa materia». Pero en este caso no se da a entender que las personas competentes tengan la idoneidad o preparación para ello.

Esto último sí es el contenido de «competencia» en la segunda acepción de la palabra descrita en el segundo artículo del DRAE: allí se habla de pericia, se alude a la capacidad física o intelectual para realizar algo: «Él es un juez muy competente»; «Fulano es sin duda competente para ese cargo».

En cambio, de un funcionario competente para conocer de determinado asunto o materia podría darse la paradoja de decir que es un incompetente.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: