Noticias del español

| | |

|

Alexis Márquez Rodríguez  

Últimas Noticias (Venezuela)

Domingo, 12 de agosto del 2012 

LA PALABRA: CHARLATÁN


La derivación es un procedimiento para crear palabras. Consiste en agregarle a una palabra una terminación especial (sufijo), que da a la nueva un significado específico. A veces la derivada significa algo estrechamente vinculado con la primitiva, de la cual deriva. Pero otras veces el significado de la derivada se aparta, y hasta puede contradecir al de la primitiva. 


«Charlatán» viene del verbo «charlar». En principio, «charlatán» es, según la lógica elemental, «el que charla». Pero «charlar» tiene tres acepciones: 1. 'parlar (revelar, decir lo que se debe callar). 2. Conversar, platicar. 3. coloq. Hablar mucho, sin  sustancia o fuera de propósito' (DRAE).  Según el mismo DRAE «charlatán» es el 'Que habla mucho y sin sustancia'. A esta definición se agregan otras tres : '2. Hablador indiscreto (…). 3. embaucador (…) 4. Persona que se  dedica a la venta ambulante y anuncia a voces su mercancía'.

Como se ve, «charlatán» tiene los significados que derivan de las acepciones despectivas de «charlar», salvo la cuarta, nada usual por lo menos en nuestro país. Llamar «charlatán» a quien «se dedica a la venta ambulante y anuncia a voces su mercancía» no se acostumbra entre nosotros.

Otros diccionarios dan de «charlar» una definición menos despectiva. El CLAVE. Diccionario de uso del español actual, por ejemplo, dice de «charlar» lo siguiente: «1. Conversar y hablar por pasatiempo, sin un objeto preciso: 'Pasaron la tarde charlando y recordando viejos tiempos'. 2. col. Hablar mucho y de cosas intrascendentes: 'Se pasó las tres horas del viaje charlando sin parar (…)». Sin embargo, este mismo diccionario es más enfático en definir «charlatán» en términos despectivos: '1. Que habla mucho y de cosas intrascendentes (…). 2. Indiscreto o que cuenta lo que debería callar (…). 3. Que embauca o engaña a alguien aprovechándose de su inexperiencia o de su candor. (…) 4. Vendedor callejero que anuncia a voces su mercancía. (…)'.

El uso habitual del adjetivo «charlatán» es, pues, predominantemente con valor  despectivo. Es muy común que se señale a alguien negativamente diciendo que es un charlatán, o sea, un hablador de tonterías, estas a veces intrascendentes e inocuas, pero otras veces venenosas y destinadas al engaño y la prevaricación. 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: