Noticias del español

|

|

Alexis Márquez Rodríguez

Tal cual, Venezuela

Viernes, 22 de julio del 2011

LA PALABRA: ACENTO (y 5)


Ya hemos visto que la tilde diacrítica no tiene valor fonético, pues no indica la presencia de un acento prosódico, sino que se usa para distinguir entre dos palabras iguales, pero con diferentes significados, como «el» artículo y «él» pronombre personal; «mas» conjunción adversativa y «más» adverbio  de cantidad; «mi» posesivo y «mí» pronombre personal: «de» preposición y «dé», imperativo del verbo dar, etc.


La mayoría de las veces la tilde diacrítica se usa en palabras monosílabas, es  decir, de una sola sílaba. Estas palabras por regla general no llevan tilde, pues  teniendo una sola sílaba, si son tónicas lógicamente su acento va sobre la sola sílaba  que tienen. De modo que cuando un monosílabo lleva tilde, esta es diacrítica. Pero hay también palabras polisílabas que llevan tilde diacrítica. Son palabras que, por su condición, no llevan tilde, según las normas ortográficas, pero a las que se les pone tilde diacrítica. Tales los casos de «como», «cuando», «cuanto»,  «donde» y «adonde», entre muchas otras, que ortográficamente no llevan tilde porque son graves o llanas terminadas en vocal, pero llevan tilde diacrítica cuando  se usan como interrogativas o exclamativas: «¿Cómo te llamas?», «¿Cuándo vienes?», «¿Cuánto cuesta?», «¿Dónde vives?», «¿A dónde vas?», «¡Cómo es posible!», «¡Cuánta maldad!».  Cuando no son interrogativas ni exclamativas no  llevan tilde: «Hazlo como te dije», «Cuando vengas te lo cuento», «Cuanto más grande más cuesta», «Duerme donde lo coge la noche», «Voy a donde Fulano…».


Tradicionalmente en nuestro idioma se ha venido usando la tilde  diacrítica en los demostrativos «este», «ese», «aquel», «esta», «esa», «aquella», y sus  correspondientes plurales, cuando estos se usan como pronombres: «–¿le gusta  ésta? –esta otra me gusta más»; «–ese traje no me  gusta, pero ése de allá sí»; «este zapato es muy bueno, pero aquél es mejor». Este uso de la tilde diacrítica se fundamentaba en el supuesto de que, de no distinguir entre los usos de estas palabras, podrían producirse confusiones. Sin embargo, en las nuevas normas  ortográficas, adoptadas a fines del año pasado, se recomienda eliminar este uso de la tilde diacrítica por considerar que cualquier posible confusión se resuelve por el contexto.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: