Noticias del español

| | | | | |

| Ana Mendoza (Agencia EFE)

La Ortografía práctica del español resuelve las dudas más frecuentes

¿Es correcto escribir arcoíris o infraganti? ¿Se debe acentuar el adverbio solo? ¿Es mejor decir adecúe o adecue? Estas dudas encuentran debida respuesta en la Ortografía práctica del español, en la que Leonardo Gómez Torrego explica las reglas de forma clara y comprensible.

 

Este «pequeño» y «completo» manual es la segunda de las Guías prácticas que lanza el Instituto Cervantes, después de la de la Gramática.

Por eso, se eligió la sede central de esta institución para presentar el nuevo título, que recopila y ordena la normativa publicada al respecto por las veintidós Academias de la Lengua Española, incluida la contenida en el Diccionario panhispánico de dudas.

En apenas 150 páginas y con formato de bolsillo, la Ortografía práctica del español, publicada por Espasa, ha buscado «aunar rigor científico y claridad expositiva», dado que va destinada a un público amplio, como puso de relieve la directora del Cervantes, Carmen Caffarel.

Gómez Torrego, reputado filólogo y profesor de Lengua Española en diversas universidades españolas y extranjeras, ha dividido su manual en tres partes. La primera analiza la ortografía de las letras y las palabras, la segunda se centra en la acentuación y la tercera, en la puntuación.

«Escribir sin faltas de ortografía es siempre señal de pulcritud mental. La escritura correcta supone prestigio social y un buen aval para encontrar un trabajo digno», afirma Gómez Torrego al principio de la Ortografía, en la que se dedica especial atención a la de las palabras.

Gómez Torrego recuerda que las Academias han ido ampliando en los últimos años la lista de voces compuestas que, preferentemente, deben escribirse en una sola palabra, aunque también admitan que se haga en dos.

Términos como arcoíris, bocabajo, bocarriba, claroscuro, contrarreloj, infraganti, guardiacivil, machamartillo, matacaballo, puercoespín o tiquismiquis son algunos de los compuestos que recomiendan escribir en una sola palabra.

Los acentos suscitan con frecuencia dudas, y Gómez Torrego procura resolverlas todas en su Ortografía, en la que se recuerda que el adverbio solo ya no se acentúa, salvo cuando se produzcan ambigüedades: «Pedro resolvió solo (sin ayuda de nadie) un problema» o «Pedro resolvió sólo (solamente) un problema».

Los pronombres demostrativos tampoco llevan tilde, aunque es obligatoria si hay ambigüedad.

Palabras como guión, truhán, Sión y Ruán se pueden escribir también sin acento, dependiendo de si el hablante las pronuncia o no con hiato, lo mismo que sucede con afrodisíaco, amoníaco, elegíaco, cardíaco, maníaco o Zodíaco, que podrían ir sin tilde.

Los verbos acabados en -cuar deben llevar acento en formas como adecúa, licúa o evacúa, aunque las Academias también las admiten sin tilde, y hay palabras como chiíta y chiísmo que en el diccionario de 1992 aparecían con tilde y en la edición del 2001 figuran sin ella. «Deben ir sin acento», insistió Gómez Torrego, cuyo libro lleva numerosos ejemplos y cuadros para facilitar la consulta.

En presencia de la directora de Espasa, Ana Rosa Semprún, y de la editora de la Ortografía, Alegría Gallardo, Gómez Torrego dijo que la ortografía peculiar que se utiliza en los mensajes «sms» está influyendo «negativamente» en la forma de escribir de los jóvenes, que, por lo general, «no tienen interiorizada la ortografía ni la sintaxis» y pueden trasladar esa «jerga» a los textos formales.

Es incorrecto escribir líbido para referirse a la libido o deseo sexual, un sustantivo que, como recordó hoy el autor, no conviene confundir con el adjetivo lívido.

Tener veintidós Academias de la Lengua que velan por la unidad del idioma es «una gran ventaja», y el carácter panhispánico de las obras de referencia que publican hace que se le dé igual peso a los usos de Argentina, México o Colombia, por ejemplo, que a los de España, señaló Gómez Torrego, miembro del Consejo Asesor de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) y colaborador de TVE.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: