Noticias del español

| | | | |

| ABC (Sevilla, Andalucía, España)
Viernes, 5 de enero del 2007

LA «LIGA DE LA BUENA PALABRA» ATACA DE NUEVO

La batalla de la Junta contra el lenguaje sexista se ha reactivado con el inicio del año. Tras la polémica en la elaboración del Estatuto de Autonomía, en el que también se intentó la paridad en su lenguaje, obligando incluso a la intervención contraria de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), la Junta de Andalucía no ceja en su empeño.


En la elaboración del nuevo estatuto, la RAE, a petición de la Presidencia del Parlamento andaluz, aconsejó que, por razones de economía lingüistica se evitara las duplicaciones del tipo «consejero/consejera» o «diputado/diputada», en otras recomendaciones. No sólo no se hizo caso a la RAE sino que arrecieron las críticas socialistas contra esta institución hasta el punto de proclamar que algún día el nuevo Estatuto sería un modelo de lenguaje no sexista para los académicos.

Ni cojonudos ni coñazos

Así las cosas el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), cuya directora es Soledad Ruíz, recomienda en su agenda del 2007 evitar «coloquialismos» como los términos «cojonudo» o «coñazo» para no consolidar «estereotipos sexistas».

La agenda incluye un apartado al inicio de cada uno de los 12 meses que anima a «aprender a detectar el sexismo lingüístico». Unos ejemplos valen más que mil palabras: se invita a «emplear soluciones económicas para evitar el masculino genérico» y propone emplear «epicenos como personaje o víctima; colectivos como juventud o comité; y abstractos como dirección o presidencia». Otros consejos: «omitir los masculinos innecesarios», en frases como «Los usuarios deben rellenar los impresos» que propone sustituir por «Rellene los impresos o emplear genéricos como «personas, seres humanos o gente» para referirse a los hombres en general. La agenda apuesta por evitar expresiones como «esposa de, mujer de, señora de, viuda de…» que «presentan al sexo femenino con un papel secundario o subordinado».

La agenda propone otras medidas como «feminizar los cargos, oficios y profesiones»; presentar a las mujeres «por su identidad social o profesional», utilizando fórmulas como «las deportistas» en lugar de «las mujeres deportistas»; y evitar frases hechas como «Mujer tenía que ser».

También la consejera de Cultura considera que RAE debe asumir el lenguaje no sexista como norma, ya que «es algo fundamental, aunque haya gente que crea que se trata de una tontería».

En una entrevista a Europa Press, opinó que «el lenguaje durante mucho tiempo ha hecho desaparecer mujeres en muchos campos de la sociedad y de la ciencia y, aunque parezca reiterativo nombrar a hombres y mujeres y cueste mucho, hay que hacer el esfuerzo». En este sentido, la consejera quiso sumarse a la petición realizada por la Secretaría de Igualdad del PSOE-A para que el «lenguaje no sexista» sea adoptado como modelo de lenguaje «algún día» por la RAE.

La liga franquista

Todo ello llevó ayer al portavoz de Cultura del PP-A, Antonio Garrido, a criticar el «fascismo lingüistico y la demagogia barata» que a su juicio demuestra la Junta al solicitar por un lado a la RAE que asuma el lenguaje no sexista como norma y, por otro, pedir a los ciudadanos que no empleen expresiones como «coñazo» o «cojonudo», que «además son palabras lexicalizadas que el hablante usa sin conciencia lingüística machista», y recordó que en Andalucía «las mujeres siguen cobrando menos que los hombres». A Garrido, la postura de la Junta le recuerda «a la Liga de la Buena Palabra que se creó en tiempos de Franco, cuando a quien decía palabras soeces y malsonantes se le ponía una multa». La polémica, coñazo o cojonuda, está servida.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: