Noticias del español

| |

| Álexis Márquez Rodríguez
Últimas Noticias, -Cadena Global-, Venezuela
Domingo, 22 de marzo del 2009

LA LENGUA Y LAS COSTUMBRES

Ocurre con frecuencia, y es natural, que la gente quiere saber el origen de las cosas, especialmente de las que los rodean.


En materia de lenguaje es frecuente que esa curiosidad se refiera al origen de las palabras, o al de ciertos fenómenos que les resultan extraños y no alcanzan a explicarse por qué suceden.

Lo peor es que cuando consultan y averiguan, así sea a expertos de reconocida solvencia, no siempre quedan contentos con las respuestas, pues consideran que no son suficientes ni satisfactorias.

Generalmente las personas interesadas en estos asuntos parten de que el lenguaje se basa en un sistema lógico, dentro del cual todo debe tener una explicación.

Desde luego que es así, la lengua es un fenómeno paralelo de la lógica racional, y ambos fenómenos se interrelacionan y se auxilian mutuamente. De modo que muchas cosas en el lenguaje tienen una explicación lógica. Esto independientemente del idioma de que se trate, pues de hecho todos los idiomas poseen en común muchos rasgos, basados precisamente en que todos responden a un esquema lógico más o menos fácil de descubrir, cuando se posee además otras peculiaridades que favorecen el aprendizaje de otros idiomas.

De allí que muchos de esos seres privilegiados de quienes se dice que tienen gran facilidad para aprender lenguas, aplican ciertamente la lógica para aprenderlos con mayor o menor facilidad.

Pero el ser humano ­y el lenguaje es su creación­ es menos lógico de lo que parece.

Hay un dinamismo dialéctico en todo lo que el hombre crea y hace, de modo que muchas veces se aparta de la lógica racional, y entonces surge lo inexplicable.

Un buen ejemplo de ello lo tenemos en las arbitrariedades de la lengua, que son muchas más de lo que se cree.

Ya lo señaló don Andrés Bello en el prólogo de su Gramática: «En el lenguaje lo convencional y arbitrario abarca mucho más de lo que comúnmente se piensa».

El origen de muchas «rarezas» del idioma está en la costumbre.

Las reglas ortográficas, por ejemplo, en su mayoría son de origen histórico, porque nos vienen del Latín del cual deriva nuestro idioma. Pero otras veces no, y a veces una palabra se escribe de determinada manera por una simple cuestión de costumbre.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: