Noticias del español

| | | |

| Amando de Miguel
libertaddigital.com, España
Miércoles, 5 de diciembre del 2007

LA LENGUA VIVA: LA RIQUEZA DE LAS PALABRAS

A mí me gusta mucho calvorota, un adjetivo irónico y hasta cariñoso para designar a un hombre con poco pelo. Está también narizotas, algo más despectivo.


José María Navia-Osorio me envía una pequeña lista de sinónimos de «borrachera»: curda, turca, pítima, trompa, cogorza, moña, peonza, melopea. Creo que se podrían añadir cientos de equivalentes populares. El más utilizado ahora por los jóvenes es pedo. No logro saber por qué se despliega esa floresta de sinónimos para el acto de beber más de la cuenta… Curiosamente en inglés se da el mismo fenómeno. Espero que alguien me ayude a satisfacer esa curiosidad.

Eugenio L. Navarro se siente sorprendido por este titular de LD: «Aragonés vuelve a ignorar a los capitanes del Madrid» (es decir, a Raúl y a Guti). Don Eugenio considera que es erróneo el sentido de ignorar como «desdeñar, despreciar o menospreciar», que es la acción del señor Aragonés. No hay que ser purista. Cierto es que el primer significado de ignorar es «desconocer», aunque yo añadiría con el matiz de «algo que se debería conocer». Pero otra acepción más oblicua de ignorar es «comportarse como si algo o alguien no estuviese o no estuviese presente». Ignorar es también, para mí, «dar de lado, despreciar con un cierto matiz de injusticia». Así pues, tiene razón el cronista deportivo cuando dice que «Aragonés ignora a dos jugadores del Madrid».

Otro comentario de don Eugenio es que le resulta raro el americanismo de extrañar como «echar de menos a alguien o algo». Pues a mí me suena bien ese sentido. En los hoteles «extraño la cama», como en Texas «extraño el café aguachirle» que me sirven. En ambos casos comparo la cama o el café con sus equivalentes de origen y los echo de menos, con un vago sentimiento de nostalgia.

Miguel Ángel Orós Cónsul (Toledo, recién llegado de Barcelona) encuentra curiosa la desinencia coloquial de arribota, con ese sufijo que sirve como aumentativo o suavizante de arriba. A mí me gusta mucho calvorota, un adjetivo irónico y hasta cariñoso para designar a un hombre con poco pelo. Está también narizotas, algo más despectivo. Lo de arribota parece un tanto infantil, pero no me repugna.

Agustín Fuentes (que es un técnico con una curiosidad universal) distingue entre «edificio de uso múltiple» y «de usos múltiples»:

    Un edificio o instalación es de uso múltiple cuando se pueden realizar distintas actividades en su interior, o aprovechando sus características técnicas y estructurales en general, pero no simultáneamente… Con este punto de vista sería un edificio de uso múltiple cualquier nave industrial diáfana y con los servicios técnicos disponibles en la que lo mismo podría celebrarse una reunión como montarse un taller de fabricación, un restaurante o u gimnasio. Cabría considerar dentro de esta categoría, por ejemplo, un edificio destinado a fines culturales en los que se puedan desarrollar distintas actividades de este tipo que pueden ir desde la exposición pura de algún arte, pintura, por ejemplo, hasta la exposición de colecciones de motos. En Valencia, el edificio histórico de la Lonja es un edificio de uso múltiple.

En cambio, un edificio o instalación de usos múltiples, podría ser aquella en la que la disposición de los ambientes interiores, su estructura y servicios permite que se desarrollen simultáneamente distintas actividades simultáneamente. Volviendo a un ejemplo valenciano, el antiguo mercado de Colón se ha rehabilitado hace pocos años y ha perdido su función única de mercado. Ahora es un edificio en el que se pueden encontrar librerías, restaurantes y distintos tipos de bares, me parece que algún negocio de cerámica y flores. Cualquiera de estas actividades podría ser substituida por otra sin afectar a las restantes.

José Drake dictamina que desnortado equivale al que ha perdido el Norte, literalmente el que en el mar no acierta a ver la Estrella Polar. "Por tanto se dice de la persona sin ideas claras, dubitativa". Añado que es evidente el sesgo cultural que supone esa idea, pues solo vale literalmente para el hemisferio norte. Como es notorio, en el hemisferio sur no rige la orientación de la estrella Polar.

Alberto García (Bilbao) sostiene que «la expresión pronóstico reservado no es ambigua. Quiere decir que el médico se reserva emitir un pronóstico porque no lo ve claro. No es raro que con un diagnóstico claro el pronóstico permanezca oscuro».

Reitero que la expresión «pronóstico reservado» es ambigua, solo que la ambigüedad no tiene por qué ser mala; muchas veces es necesaria. Ambiguo es «lo que admite dos o más interpretaciones» o «cosa confusa o poco definida». Los médicos que no saben definir bien el estado de un enfermo dicen que su pronóstico es reservado. Se trata de una ambigüedad útil.

Santiago Roig Mafé (Vinarós, Castellón) me pide que consulte a los libertarios expertos en vestimenta para que le aclaren la expresión «vestido de prusiana». No tengo mucha idea de qué significa esa expresión. Solo puedo decir que el «cuello prusiano» es el cuello vuelto de los capotes de los oficiales prusianos del siglo XIX que fue adoptado por los uniformes de los nazis de Hitler.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: