Noticias del español

| | | | |

| Amando de Miguel
LIbertad Digital, Madrid (España)
Martes, 3 de junio del 2008

LA LENGUA VIVA: FRASES, DICHOS, REFRANES

«En otros casos lo que parece gratis es que lo pagan los contribuyentes».


Francisco García Antón razona que se puede decir «el boca a boca» para dar idea de la extensión de un rumor, puesto que «las palabras van de boca en boca». La polémica continúa.

G. Ter-Sakarian apunta que el refrán «mal de muchos, consuelo de tontos» es una corrupción del auténtico «mal de muchos, consuelo de pocos». No creo que sea una corrupción (algo natural), sino una deliberada vuelta de tuerca a un refrán clásico. De esa forma coexisten las dos versiones. El procedimiento se repite con otros muchos dichos. Por ejemplo, «detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer… asombrada». Naturalmente, el «asombrada» es un añadido por chanza.

Ignacio Arranz (Madrid) entiende que el refrán «no hay mal que por bien no venga» está mal dicho. A su juicio debería ser «No hay bien que por mal no venga». Entiendo que son dos versiones opuestas. La primera («no hay mal…») es pesimista: a través de algo que parece bueno, se produce un resultado malo. La segunda («no hay bien…») es optimista: a través de algo que parece mal, acaba teniendo un resultado bueno. En el refranero español predominan las paremias pesimistas; así que me quedo con la primera formulación («no hay mal…»), que es la que se repite.

A propósito de la frase «no hay nada gratis», Marga Estrada recuerda un refrán clásico en esa misma dirección: «El que regala, bien vende, si el que recibe lo entiende».

José Mª Navia-Osorio recuerda que sí hay algo gratis en el mundo actual: la internet. Bueno, algo cuestan las conexiones, pero tiene razón don José Mª. Es ingente la cantidad de información vía internet que resulta gratuita. Es curioso que, en inglés, gratis y free (= libre) sean palabras equivalentes. Añado que también son gratis la radio, una buena parte de la televisión y cada vez más los periódicos, no digamos los digitales. Realmente esa gratuidad se debe a la publicidad. En otros casos lo que parece gratis es que lo pagan los contribuyentes.

Pedro Manuel Araúz Cimarra (Manzanares de la Mancha, Ciudad Real) disiente de su colega José Mª Navia-Osorio sobre la expresión «llamar a consulta a los médicos». Don Pedro Manuel considera, por su experiencia, que esos médicos «llamados a consulta» pueden hacer mucho por diagnosticar y curar las enfermedades graves.

Juan Manuel Percira Pombo (pediatra) recuerda el dicho: «un médico cura, dos dudan y tres matan». La explicación me parece sencilla. Un médico, mal que bien, ayuda a curar. Dos médicos dudan, porque el diagnóstico y el tratamiento no son ciencias exactas (si es que hubiera alguna exacta). En cuanto hay más de dos médicos por paciente, la enfermedad es muy grave y, por tanto, los galenos no saben bien a qué atenerse. En ese caso se emplea la maravillosa expresión de «pronóstico reservado». Es como cuando las autoridades, ante un crimen irresuelto, dicen que «no descartan ninguna hipótesis». Es decir, no saben nada.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: