Noticias del español

| | | |

| Amando de Miguel
Libertad Digital, España
Miércoles, 25 de julio del 2007

LA LENGUA VIVA: DISPARATES Y TRABUCAMIENTOS

Los disparates son muy típicos en la descripción que hacen los pacientes ignaros de sus síntomas clínicos. Se une la ignorancia con el nerviosismo y la contumacia de los médicos en mantener los términos técnicos.


Ignacio Egea precisa que los disparates de los alumnos que me envía Herman von Kleinstad están sacados del libro Antología del disparate de Luis Díez Jiménez. Creo que es de justicia recoger esa precisión. También es verdad que muchos de esos supuestos disparates seguramente son inventados con propósitos de sana eutrapelia. A ver si queda claro que una gran parte de lo que decimos en la parla coloquial es para hacer sonreír al vecino. Lo de comunicarse, en el sentido de transmitir información, es secundario.

Gabriel Ter-Sakarian acumula un nuevo disparate estudiantil:

En un examen de religión, la pregunta es sobre «La conversión de los francos». El alumno contesta: «El franco vale veinte pesetas».

Don Gabriel recoge este anuncio oído en una gran superficie comercial:

«Este establecimiento estará abierto interrumpidamente desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche».

Más disparates de estudiantes. Los recoge José R. Perdigón:

  • Columnata: 'una sublevación de coroneles'
  • El gato es animal muy rápido que usa las dos patas delanteras para correr y las traseras para frenar
  • En los trópicos los árboles crecen tan deprisa que se hacen rápidamente centenarios.
  • José Antonio Martínez Pons me envía una ristra de disparates de estudiantes, que, si no son verdaderos, son divertidos:

  • Las leyes de Mendel tratan de los cruzamientos entre animales, por ejemplo, si se cruza un caballo blanco con una yegua negra sale una cebra.
  • El agua pesada es el óxido de Deuteronomio
  • A Fray Luis de León le metió preso la Inquisición por hacer fotocopias del cantar de los Cantares.
  • Don Quijote estaba tan enamorado de Dulcinea que llevaba una fotografía suya sobre el corazón.
  • Atributos de Dios: Dios es impotente.
  • Los jacobinos son los «pelegrinos» que hacen el camino de Santiago
  • Reactor de flujo intermitente es aquel que funciona de un modo intermitente, es decir, a veces funciona y a veces no (Alumno de 3 de Químicas)
  • El ragalismo eran los regalos que se hacían los reyes durante la Edad Media.
  • Respecto a resultados disparatados como la masa de Marte = 3,968531X 10^(-19) kg o un calentador tubular de 357250 km de largo, periodo de un satélite artificial de 0,05 s mejor no hablar.

    Es sabido que, en las conversaciones con los médicos, los pacientes suelen caer en trabucamientos muy graciosos. La explicación está en la jerga médica, tan difícil de ser comprendida fuera del círculo profesional, y la situación de especial nerviosismo de los pacientes. Francisco de A. Pineda Ortega me proporciona algunas divertidas ilustraciones sobre el particular:

    Una señora le pide al médico «algo p’al cuarto de baño». Quiere decir un laxante.

    Los pacientes aducen extraños síntomas, como «eclipse» (= esguince) de tobillo», «peo enconao» (= gases retenidos), «cardiopatía genital» (= congénita) o «perforación de pínfano» (= tímpano).

    Los pacientes solicitan algunos raros tratamientos, como «ursubina» (= insulina), una «ecología» (= ecografía) o un volante para el «médico de las fogarás» (= dermatólogo). Supongo que las «fogarás» son los «sofocones».

    Los disparates son muy típicos en la descripción que hacen los pacientes ignaros de sus síntomas clínicos. Se une la ignorancia con el nerviosismo y la contumacia de los médicos en mantener los términos técnicos. Agustín Fuentes cuenta el caso de una mujer de cierta edad [es decir, incierta] que fue al médico para que le «echara un diagnosis de esos». Realizadas las pruebas, la buena mujer resumió a su familia el resultado: «Las verticales le resonaban con poca densidad porque estaban desgastadas». Naturalmente, la señora quería decir que tenía un desgaste de las vértebras cervicales y una incipiente osteoporosis. Le habían hecho una resonancia magnética y una densitometría.

    ¡Hola!

    ¿Has buscado tu consulta?

    Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: