Noticias del español

| | | | |

|

Carmen Morán

www.elpais.com

Jueves, 26 de julio del 2012

LA LENGUA LIBERADA


Los judíos piden sin éxito a la RAE que elimine el vocablo judiada



¿La Academia debe ser guardián del lenguaje o también promotor?


El diccionario está hecho con el propósito de que se puedan consultar palabras que ayuden a comprender no solo un texto del español actual, sino de aquel con el que Quevedo adornaba sus páginas. Esa es la razón, explican en la Real Academia, de que algunos vocablos chisporroteen en la mentalidad moderna. Son molestos, ofensivos, irritantes, merecedores de cambios o acotaciones. Pero los académicos no encuentran motivos de expulsión: su misión se limita, señalan, a dar cuenta de lo que hay, el diccionario «no es más que un catálogo, nosotros no promovemos un uso ni una palabra», solo se recoge con pretensión notarial, dice José Antonio Pascual, vicedirector de la Academia. El secretario de la institución, Darío Villanueva, comparte la opinión: «Recogemos las palabras que funcionan y podemos perfeccionar las definiciones, corregir errores…, pero no se puede concebir un diccionario celestial, porque las palabras definen lo conveniente y lo inconveniente, lo justo y lo injusto, como decía Aristóteles».

 

 Diversos colectivos y personas llaman cada año a la puerta de la institución proponiendo cambios, matices, nuevas palabras. Estos días fueron los judíos quienes pidieron la expulsión definitiva del término judiada: acción mala, que tendenciosamente se consideraba propia de judíos. La Academia contesta a todos, pero no siempre de acuerdo con sus requerimientos. La respuesta a este colectivo ha sido no. De una forma general, Villanueva dice: «No se puede confundir la palabra con la actitud y el sentimiento. ¿Quién admitiría un diccionario expurgado?, sería inquisitorial»

 

Leer el artículo completo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: