Noticias del español

| | | | | | |

| Rubén Espiniella
Diario El Comercio (Gijón, Asturias)
Sábado, 4 de marzo del 2006

«LA LENGUA ESPAÑOLA TAMBIÉN GANA FUERZA EN EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS»

El catedrático ovetense Ignacio Rodrígue del Bosque se encargará de convertir el Campus Comillas «en referencia mundial del español»


A finales de este año se iniciarán las obras y dos años después el Campus Comillas, en Cantabria, abrirá sus puertas con el objetivo de convertirse en centro de referencia mundial del español. Al frente de este ambicioso proyecto, que cuenta con el apoyo de los gobiernos central, autonómico y local, así como de distintas instituciones culturales y grupos financieros y empresariales, está el ovetense Ignacio Rodríguez del Bosque. A él se debe también el primer estudio de viabilidad del Instituto de Estudios Hispánicos de Comillas, origen del actual Centro Internacional de Estudios Superiores del Español (CIESE), que se levantará en el edificio que otrora ocupara la Universidad Pontificia.

-¿Con qué espíritu nace este centro tan singular?

-Nuestro propósito es que adquiera un papel relevante en la difusión y formación de la lengua y la cultura españolas y que, además, se convierta en centro de referencia de ámbito internacional. En este momento, es el resultado de la colaboración de las tres administraciones -la local, la autonómica y la nacional- y su objetivo es hacer de Cantabria, y en concreto de Comillas, el epicentro del idioma español.

-¿Disponen de los elementos necesarios para que el proyecto sea pronto una realidad?

-En eso estamos. Contamos con los tres niveles institucionales que acabo de comentar y con el apoyo de personalidades de la lengua y la cultura, así como de entidades financieras como Caja Cantabria. Asimismo, esperamos llegar a acuerdos de colaboración con grandes grupos bancarios y empresariales e, incluso, con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), con la que estamos en negociaciones.

-¿Por qué precisamente el español? ¿Creen que está amenazado por otras lenguas u otras culturas?

-Yo más bien diría que es una oportunidad. Se puede decir, con toda la prudencia, que en la actualidad el español es el idioma de moda en el mundo. No en vano ya es oficial en Brasil, en Estados Unidos ha adquirido una fuerza inmensa, puesto que ocupa una de las posiciones dominantes, y en los países de la Europa del Este está considerado un idioma muy atractivo. Más que un temor a que nuestro idioma pueda padecer el acoso de otras lenguas, caso del inglés, que lo es el ámbito comercial, es un intento por catapultarlo, ya que en el ámbito de la cultura, y cada vez más en el mundo de los negocios, está ganando fuerza a escala internacional.

Tres ejes fundamentales

-Éste va a ser un centro muy especial. ¿Cómo quedará estructurado y qué objetivos tiene marcados a corto plazo?

-El proyecto gira en torno a tres ejes. Uno de ellos tiene un soporte económico, que será el que estructure la rehabilitación de todos los edificios de la antigua Universidad Pontificia de Comillas -50.000 metros cuadrados construidos y 500.000 de espacios verdes- y el que se ocupe, por tanto, de poner en valor un complejo arquitectónico que estaba bastante descuidado. Otro soporte es académico y su finalidad será la de definir contenidos, actividades y programas en torno a dos grandes apartados: el primero, relativo al ámbito universitario y volcado en los estudiantes, los profesores y los investigadores de la lengua y la cultura españolas, y el segundo, relacionado con el ámbito empresarial y dirigido a empresas y profesionales que, teniendo su actividad en el extranjero, quieran formar a directivos en España y al revés, que, estando su principal actividad centrada en España, sean sus matrices extranjeras las que quieran que sus empleados tengan aquí su formación. Y, por último, un soporte social, con el que se busca que el proyecto dinamice desde Comillas todo el sector occidental de la comunidad y proyecte a Cantabria en el ámbito internacional. Todo ello hará que el Campus Comillas sea un factor de creación de renta y de empleo para toda esta zona y, en consecuencia, para toda la comunidad.

-Usted fue quien realizó el primer estudio de viabilidad del Instituto de Estudios Hispánicos, origen del actual Campus Comillas. ¿Cuáles fueron sus conclusiones?

-Lo primero que pretendía ese estudio era constatar la viabilidad del proyecto teniendo en cuenta la volumetría y la potencialidad de un espacio sin usos hasta entonces. La primera conclusión a la que llegué fue que las pretensiones de uso total de los edificios y los costes de funcionamiento desbordaban nuestras capacidades a nivel autonómico. De ahí que inmediatamente después buscáramos el apoyo del Gobierno de la nación, lo cual conseguimos a través del buenhacer y la habilidad de Juan Gimeno Ullastres.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: