Noticias del español

| | | |

| Pablo Ramos Méndez
El Universal (Caracas, Venezuela)
Viernes, 13 de julio del 2007

LA LENGUA EN SALSAS: ALGUNAS CONSIDERACIONES

La Academia registra conversa como perteneciente al lenguaje coloquial


De acuerdo con lo que hemos aprendido en columnas anteriores, las oraciones siguientes deben ser modificadas, especialmente si escribimos. Disculpen la insistencia, pero este tema no lo enseñan en la escuela y ellas son lugar común en la televisión de muchos países, por supuesto, también en Venezuela.

1. No te quiero volver a ver. 2.- Lo acabo de traer. 3. Me tengo que ir. 4. Vete a acostar. 5.- Yo estaba pensando qué me voy a poner. 6. No creo que él te lo vaya a dar. 7. Por eso no me quiere volver a ver. 8. Es fácil, me puedo acostumbrar. 9. Me puedo asegurar. 10. Tenía la esperanza de no tenerla que usar en este lugar. 11. Yo no lo podía creer. 12. No sé si te lo podré arreglar esta tarde. 13. No creo que lo vaya a necesitar. 14. Usted me tiene que ayudar. 15. Respecto a la novela, anoche me empezó a interesar.

Las contestaciones a la primera parte de esta columna son las siguientes: 1. No quiero volver a verte. 2.- Acabo de traerlo. 3. Tengo que irme. 4. Ve a acostarte. 5.- Yo estaba pensando qué voy a ponerme. 6. No creo que él vaya a dártelo. 7. Por eso no quiere volver a verme. 8. Es fácil, puedo acostumbrarme. 9. Puedo asegurarme. 10. Tenía la esperanza de no tener que usarla en este lugar. 11. Yo no podía creerlo. 12. No sé si podré arreglártelo esta tarde. 13. No creo que vaya a necesitarlo. 14. Usted tiene que ayudarme. 15. Respecto a la novela, anoche empezó a interesarme.

Cártel y cartel. Cártel a una organización ilícita. Por eso se nombra el cártel de Cúcuta. En cambio, cartel, palabra aguda, es un afiche o póster. La Academia lo define así: 1. m. Lámina de papel u otra materia en que hay inscripciones o figuras y que se exhibe con fines noticieros, de publicidad, etc.2. m. Lámina con grandes caracteres que sirve en las escuelas para enseñar a leer. 3. m. Pasquín (escrito anónimo). 4. m. Red que sirve para la pesca de la sardina. 5. m. Escrito que se hacía público y en que alguien desafiaba a otra persona para reñir con ella.

Aflición – aflicción. La primera no es válida, debe decirse aflicción, que viene del verbo afligir o afligirse.

Denuncio y denuncia. Con respecto a la primera, la Academia nos dice: Acción de denunciar una mina. 2. m. Ingen. Concesión minera solicitada y aún no obtenida. En América se oye denuncio como sinónimo de denuncia.

Conversa y conversación. Use conversación. Sin embargo, la Academia registra conversa como perteneciente al lenguaje coloquial. Voleibol o volibol. Aunque en mi país casi nadie usa el término voleibol, es el aceptado y registrado por la Academia. Por cierto que la docta corporación lo define como sinónimo de balonvolea, que en su casa la conocen. La prensa es responsable del buen o mal uso que se da al lenguaje. Como ejemplo, insisto en que Estados Unidos son dos palabras y el Diccionario panhispánico nos dice que debe abreviarse de la siguiente manera: EE. UU., cosa que ignoran.

¿El terminal o la terminal? Repito que la palabra terminal, referida a pasajeros, es una voz femenina: la terminal, porque se refiere a la estación terminal, que es voz femenina. Ojalá los periódicos venezolanos entraran por el aro y no insistieran en el desbarro. Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: