Noticias del español

| | |

| Pablo Ramos Méndez
El Universal (Venezuela)
Viernes, 14 de diciembre del 2007

LA LENGUA EN SALSA: YERRA

Cuando el vendedor les pregunta: ¿con qué lo quiere? Responden: con de todo.


Una palabra a los padres, para que eduquen a sus hijos, no solamente con respecto al lenguaje, lo cual de por sí sería encomioso, sino también con respecto a actitudes muy arraigadas dentro de la vida diaria, como por ejemplo, evitar que usen el verbo trancar para el teléfono, en vez de usar el verbo colgar o cerrar el teléfono, sino también en otras cosas de la vida cotidiana, por ejemplo al contestar este adminículo cuando alguien pregunta por el señor o la señora de la casa, no decir de entrada: ¿De parte de quién?, porque da la impresión de que el señor o la señora sí están en casa, o no están, dependiendo de quien hace la llamada por teléfono. Lo sensato es contestar afirmativa o negativamente, y después preguntar de parte de quién o quién lo llama. De esta manera se borra la pésima impresión que causa esta forma de contestar.

El verbo errar se define como no acertar. Errar el blanco, la vocación. Errar en la respuesta. Es un verbo irregular, o sea, que no sigue la regla, como veremos más adelante. Son varios los lectores que me han pedido que escriba sobre este verbo, porque tienen dudas si debe decirse erra, herra, hierra o yerra.

Herrar existe como ajustar y clavar las herraduras a las caballerías, o los callos a los bueyes. 2. tr. Marcar con un hierro candente los ganados, los artefactos, etc. 3. tr. Marcar de igual modo a esclavos y delincuentes, para señalar su condición social, y también como castigo de estos últimos. Nada que ver con el asunto que nos ocupa. En cambio errar, en su común acepción, se define como no acertar. En su conjugación tenemos en presente: yerro, yerras, yerra, erramos, erráis, yerran. En pasado: erré, erraste, erró; etc. También: erraba, errabas, erraba, errábamos, errabais, erraban. La dificultad radica, principalmente, en el presente: yerro, yerras, etc. Hay un proverbio muy conocido que reza: El que mucho habla mucho yerra.

Existen errores muy feos, como el de decir veintiún mujeres, en vez de veintiuna, como si las mujeres fueran del sexo masculino. Claro, a muchos de ustedes no les sonará tan feo, porque existen errores de errores. Y hablando de feos, recuerdo un chiste que me resultó muy gracioso. Se trata de que había una mujer que tuvo un hijo feo, feo, pero tan feo, que en vez de pecho le daba la espalda.

Hoy me sorprendió la palabra bruteza, que leí en un interesante escrito. No la había visto nunca, por lo cual consulté el diccionario de la Academia, porque el sustantivo que yo he visto siempre es brutalidad. Para mi sorpresa, este fue el resultado de la búsqueda: bruteza = brutalidad.

Hay situaciones hasta jocosas, sobretodo¿ (Aquí surge una pregunta: ¿sobre todo o sobretodo? ¿junto o separado? Si se escribe junto, sobretodo, nos estamos refiriendo a una pieza de vestir.

Ex profeso lo usé junto de primer intento, porque por allí podría inclinarse su respuesta. Sobre todo, en cambio, significa: con especialidad, mayormente, principalmente.

Decía que hay situaciones jocosas. He observado que una de ellas se refiere a los niños que van a comprar perros calientes. Cuando el vendedor les pregunta: ¿Con qué lo quiere? Invariablemente responden: Con de todo.Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: