Noticias del español

| | |

| Pablo Ramos Méndez
El Universal (Venezuela)
Junio del 2007

LA LENGUA EN SALSA: HINCARSE

Es mortificación de todos los días, para aquellas personas amantes del buen hablar, encontrar términos que ofrecen dudas, como algunas que hemos considerado en columnas recientes, como liderar - liderizar; exilado - exiliado; cártel - cartel; a donde o adonde; apreta o aprieta, y así sucesivamente por los siglos de los siglos, amén.


Hoy continuaremos con algunas otras voces que pudieran despertar la alarma de alerta en algunos de nuestros lectores.

Cuando yo enseñaba inglés, decía a mis alumnos que cuando nos ofrecen algo (un café, una golosina o un trago) y nos preguntan antes si lo deseamos, no debíamos decir Thank you solamente, pues eso viene a ser como una negación; es una contestación incompleta. Lo correcto es que se diga: Yes, please o No, thanks. Si estamos hablando nuestra propia lengua debemos acostumbrarnos y enseñar a nuestros hijos a contestar: Sí, por favor o No, gracias. Y hablando de esto, recuerdo que en nuestra niñez los maestros y nuestros padres nos decían que no debe decirse, por ejemplo, Yo y Pedro fuimos al cine, porque más rápido que inmediatamente nos decían: Primero el burro, para que invirtiéramos el orden: Pedro y yo ¿Hago esta referencia porque hay un chiste gracioso que se refiere a un individuo, del cual no voy a decir su nacionalidad, que cuenta a un amigo: Yo y Gorgonio fuimos donde Miguelina. El tipo fue corregido: Gorgonio y yo. A lo que respondió el aludido: ¿Entonces yo no fui?

A veces uno duda; ¿Será espécimen o especimen? La duda se disuelve al momento si se recuerda que debe ser espécimen y su plural especímenes. A veces ni siquiera se duda, como cuando se pregunta el precio de algún artículo: ¿A cómo tiene los cambures? A mí me suena horripilipantoso. ¿A cómo? En vez de ¿A cuánto? Esto ya lo he considerado, pero es que ni la primera vez he oído a alguien usar la palabra cuánto en vez de cómo. Seguiremos insistiendo.

Hay una expresión que toda la vida me ha llamado la atención por lo redundante que es, y valga decir que es supercomún entre grandes y chicos. Ella es hincarse de rodillas. El Diccionario de la Real Academia Española define el verbo hincarse como: arrodillarse.

En nuestra televisión es muy común oír la palabra personero. Incluso se dice: personero del gobierno, quizás lo que desean decir es personaje. La Academia define personero como procurador síndico. Esto está como cuando se dice congresante en vez de congresista, aunque la Academia la registra como de uso en América.

Una voz que se oye con frustrante frecuencia es balurdo, especialmente entre la gente joven, que ha venido contagiando a los mayores. La palabra correcta es palurdo, registrada como: Dicho por lo común de la gente del campo y de las aldeas: Tosca, grosera.

Les recuerdo que el verbo recordar nunca ha sido pronominal; en consecuencia, no debe decirse: Yo me recuerdo, tú te recuerdas, porque eso se llama una metida de pezuña.

¿Vagabundo o vagamundo? Alguien me preguntaba si podía decirse vagamundo, si estaba admitida. La respuesta es que son sinónimas. Como dato curioso les refiero que ingestión se escribe con g mientras que injerencia se escribe con j. Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: