Noticias del español

| | | |

| Pablo Ramos Méndez
eluniversal.com, Venezuela
Lunes, 12 de febrero del 2007

LA LENGUA EN SALSA: EXPRESIONES POPULARES

Venezuela es un país rico en expresiones populares. Observe las cursivas y negrillas: Me importa un comino si no me lo creen, pero cuando el río suena, piedras lleva. Los más escépticos pensarán que estoy más pelado que rodilla de cochino. Sin embargo, y su palabra vaya adelante, estas canas son producto de la experiencia. Y lo digo porque Yo conozco el sebo de mi ganado.


En realidad no tengo por qué expresar algo a sabiendas de que es un error, al contrario del joven aquel que escribió: Avel fue el segundo ijo de Hadán y Heba. También hay muchas expresiones castellanas que aliñan la conversación diaria nuestra. Perdónenme que lo diga, pero cada día amo más a España. Tenemos una colmena de refranes, proverbios, sentencias, tanto criollos como de la Madre Patria, a propósito de lo cual voy a expresarles una duda que me carcome:

El párrafo anterior les da una idea de lo que uno encuentra en el idioma que todos los días habla. Y viene a cuento porque yo quería plantearles que se nos hace cuesta arriba precisar ciertas diferencias específicas entre foro, taller, seminario, congreso, simposio, torbellino de ideas, asamblea, mesa redonda y otras perlas que en este momento escapan de mi memoria, nombres muy similares que se utilizan para actividades de tipo cultural.

Muchas veces para un solo objeto tenemos numerosos vocablos. Si no me lo cree piense en el marrano, que también se llama cerdo, cochino, chancho, verraco, jabalí, suido, lechón y puerco. Igual sucede con el cambur: manzano, plátano, guineo, titiaro, bocadillo, topocho, cuyaco, banana, o piense en el café: un marrón, marrón grande, marrón pequeño, marrón suave, marrón fuerte, marrón oscuro, negrito, cortado, con leche, guayoyo, cerrero, negro corto, largo, tetero, y pare de contar.

Hay varias maneras de decir no: Nanai nanai, naiboa, no si así es, no si así es quesqués; Yo te aviso, chirulí, ¡Miranda en la Carraca!, ¡Miii!, y hasta se usa el sí en forma dubitativa para indicar no. Observe la negación sin el no en los siguientes ejemplos:

¿Es verdad que vas a regalarme tu carro? -Síii

En mi vida he visto al tipo ese. —Jamás iré contigo—. ¡Naranjas!

Se dice que cuando un diplomático dice significa tal vez, cuando dice tal vez, significa no y cuando dice no deja de ser diplomático. Todo lo contrario de una dama. Cuando ella dice no, significa tal vez, cuando dice tal vez, quiere decir , y cuando dice deja de ser una dama.

Inclusive, se especula que el villano tiene refranes; la familia, adagios; el vulgo proverbios. Muchas de estas cosas vienen rimadas: La experiencia es la madre de la ciencia, o como alguien, en cierta ocasión dijo: El ocio es la madre de todos los vicios y la televisión es el vicio de todas las madres. Otro: El que a buen árbol se arrima el palo le cae encima.

Ya se ha incrustado la palabra gay en el léxico nuestro. Ahora bien, le quedaría a los lingüistas el problema de determinar su plural.

Por cierto, uno de estos tipos le dice a otro:

Mira el reloj que me regalaron.

-Es bello ¿qué marca?

-Estúpida, qué va a marcar: las horas, los minutos y los segundos. Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: