Noticias del español

| | |

| Pablo Ramos Méndez
eluniversal.com, Venezuela
Viernes, 17 de noviembre del 2006

LA LENGUA EN SALSA: EL PRONOMBRE

Las digresiones son imprescindibles por lo didáctico. Es por ello y por lo que dije de los alumnos de la profesora de un liceo de Caracas y de algunos lectores, que me veo en la imperiosa necesidad de explicar algunos términos que normalmente he usado.


Deíctico es el adjetivo que corresponde a deixis. ¿Y qué es deixis?, me preguntará algún interesado en la intríngulis del lenguaje. Para no recurrir al diccionario, que nos dará una definición en la cual el remedio es peor que la enfermedad, les diré, simplemente, que cuando usted dice: esto, esa, aquella, ello, sustituyendo al verdadero nombre o sustantivo, usted está siendo deíctico o anafórico. También un gesto puede ser deíctico.

Una nueva digresión: Cuando me referí al Me duele la vista, para no hacerlo tan extenso, y por temor a la crítica, me eximí de mencionar otros casos similares como cuando la gente dice: Doctor, me arde la orina, cuando sabemos que la orina no arde. La vista tampoco se opera. Se operan los ojos.

A este respecto tenía otra digresión, pero en aras de la brevedad y de lo que ustedes están pensando, lo dejaremos de ese tamaño. De todas maneras, y para que usted sonría un poco, es como si a alguien que tenga un dolor en la lengua se le ocurriera decir: Doctor, me duele el habla. Bueno, ni que fuera ¡Habla Cadabla!

El problema es que los vicios pican y se extienden, como veremos. Hace años le pregunté al Dr. Virgilio Tosta si él, regularmente, decía: Lo voy a hacer, en vez de Voy a hacerlo; Te quiero ayudar, en vez de Quiero ayudarte, y así sucesivamente. Su contestación fue:

– Cuando escribo, no.

Queriendo significar que él es cuidadoso en sumo grado, de lo que redacta. La forma culta es más elegante. No es lo mismo decir Vete a bañar que Ve a bañarte. Ayer no más, oí una famosa canción en la cual se expresa: Voy a acabarla perdiendo, que no es lo mismo, ni se escribe igual, que Voy a acabar perdiéndola, ¿o no? Otra canción dice: Y en la boca volverte a besar, cuando lo culto sería decir: Y en la boca volver a besarte.

Veamos otras situaciones: Me voy a bañar.

Cuando mis hijos me decían esto (Ahora se autocorrigen), inmediatamente les preguntaba: ¿A quién? ¿A quién vas a bañar: al perro, al gato o al hermanito? Ahora dicen, Voy a bañarme, que es una acción refleja, y que como afirmaba el cómico de la TV que imitaba al trinitario: No tiene pa pielde con nadie.

Hay una canción que dice: Me voy a bañar/ dame tu jabón/ güireñita mía/ tú serás mi amor.

Esto del baño y la ducha me hace recordar el cuento del gallego que estaba en la ducha y le grita a su mujer:

-Manola, tráeme el champú, que se me olvidó.

Cuando ella se lo entregó, él le vociferó:

-Este no me sirve, porque aquí dice: Para pelo seco y yo lo tengo mojado!

Cuando se dice: Me voy a lavar, se está indicando que me voy a lavar algo: el patio, la ropa, etc. ¡Cuán diferente y preciso es decir: ¡Voy a lavarme! Allí no hay pele, como ahora dicen los muchachos. Consideren los casos: Me voy a acostar.- Me voy a cambiar.

Como el espacio se ha terminado, no me voy a retirar, sino que Voy a retirarme. Necesito pensar sobre la continuación de este tema de la próxima columna.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: