Noticias del español

| | |

|

Pablo Ramos Méndez

www.eluniversal.com

Jueves, 29 de diciembre del 2011

 

LA LENGUA EN SALSA: CON NOMBRES PROPIOS ES OBLIGATORIA LA PREPOSICIÓN


Han contratado a María


Con la A

PROXIMIDAD AFECTIVA. Los nombres de animales se usan con preposición o sin ella en función de la mayor o menor proximidad afectiva existente entre el hablante y el animal: Suelta al caballo para que corra (mayor proximidad afectiva), frente a Suelta el caballo para que corra (menor proximidad afectiva). Por ello, es bastante frecuente el uso de la preposición con los nombres que designan animales domésticos, mientras que los que designan animales no domésticos normalmente no admiten la preposición.

 

CON LA A ACENTUADA. Existen sustantivos que comienzan por la a acentuada y van precedidos por el artículo el, y que al pluralizarlos se convierten en las. Ej. el águila, las águilas; el agua, las aguas; el aula, las aulas, el ama de casa, las amas de casa; el área, las áreas; el arte, las artes; el hacha, las hachas

 

CÓMO DECIR MEJOR LAS SIGUIENTES ORACIONES USANDO LA A: Como existen muchas dudas, he aquí algunas informaciones importantes: Se usa la a, ante nombres comunes de personas precedidos de un determinante indefinido, cuando son complemento directo de verbos que significan búsqueda, preferencia o necesidad, como buscar, necesitar, querer (desear), etc.: Busco un camarero o Busco a un camarero. En estos casos, la ausencia de la preposición a implica que el complemento es inconcreto o inespecífico (es decir, alude a un individuo cualquiera dentro de la clase de personas designada por el nombre), mientras que el uso de la preposición implica que el complemento se refiere a una persona determinada de entre las de su clase, individualizada en la mente del hablante: Busco un camarero significa 'busco a cualquier persona que pueda trabajar como camarero' (y en este caso la oración de relativo, si la hubiere, llevaría el verbo en subjuntivo: Busco un camarero que sepa hablar inglés); por el contrario, Busco a un camarero significa 'busco a un camarero concreto, que ya conozco' (y en este caso la oración de relativo, si la hubiere, llevaría el verbo en indicativo: Busco a un camarero que sabe hablar inglés). Con nombres propios es obligatoria la preposición: han contratado a María; trajo a Juan, etc. Cuando se refiere a un país o ciudad se omite la a: En sus vacaciones visitó París. Visitaremos Barquisimeto y Maracay.

 

CÓMO DECIR LAS SIGUIENTES ORACIONES UTILIZANDO EL LENGUAJE CULTO: 1. No los debes venir a ver. 2. No te vayas a perder estos capítulos. 3. Lo voy a aprender. 4. Le acabo de hacer una pregunta. 5. No sé por qué me quiso engañar. 6. Me tengo que bañar.

 

SOLUCIONES. 1. No debes venir a verlos. 2. No vayas a perderte estos capítulos. 3. Voy a aprenderlo. 4. Acabo de hacerle una pregunta. 5. No sé por qué quiso engañarme. 6. Tengo que bañarme.

 

DECIRES. Ella es una metiche. Seguir las instrucciones al pelo. Él vive a pata ´e mingo de mi casa. Haz bien y no mires a quien; haz mal y no mires a cual.

 

HUMOR. Le dice un campesino a un amigo: Primo, ¿sabes qué es el lenguaje? El amigo: El lenguaje es la vaina que uno se echa después del champú. Ya está. ¡Feliz Año 2012!

 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: