Noticias del español

| | | |

| Pablo Ramos
El Universal (Venezuela)
Viernes, 7 de marzo del 2008

LA LENGUA EN SALSA: BIOSFERA Y ESTRATOSFERA

He oído usar la palabra demen, del verbo dar. Lo correcto es decir denme.


Con el resultado de las últimas elecciones, algunos periodistas utilizaron la palabra pírrico. Decían que la diferencia fue pírrica, queriendo significar que fue mínima, lo cual es uno de los significados del término, pero muy importante es conocer las otras acepciones. La Academia la define: pírrico: 1. adj. Dicho de un triunfo o de una victoria: Obtenidos con más daño del vencedor que del vencido. 2. adj. Conseguido con mucho trabajo o por un margen muy pequeño. Triunfo pírrico del Partido Conservador. 3. adj. De poco valor o insuficiente, especialmente en proporción al esfuerzo realizado. Recibieron una cantidad pírrica por su trabajo.

Debido a los disturbios que supuestamente hubo durante las manifestaciones en contra de la reforma, oí en varias ocasiones, por la tele, que varias personas usaron el término bombas lagrimógenas, lo cual es un error que no deseo que pase a jóvenes y escolares de primaria o secundaria. El término correcto es lacrimógeno-a, que significa: dicho de ciertos gases que producen lagrimeo.

Otro vocablo que se pronuncia mal en este país es la palabra boina, así, sin acento. Se trata de una palabra grave que casi todo el mundo la mal pronuncia boína, con acento en la i.

También he oído, entre gente de baja ralea, usar la palabra demen, del verbo dar. Error mayúsculo, pues lo correcto es decir denme, porque el pronombre es me, mientras que men no existe como pronombre.

Y para continuar con las malas pronunciaciones de palabras, consideremos el término atmósfera, palabra esdrújula, por lo cual debe llevar acento. El problema es que sus semejantes: biosfera y estratosfera pronunciadas [biosféra – estratosféra] no son esdrújulas y no deben pronunciarse como tales.

La última de Einstein. Uno de los chistes favoritos que Einstein relatara en reuniones con políticos y científicos. Se cuenta que en los años 20 cuando empezaba a ser conocido por su Teoría de la Relatividad, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias. Dado que no le gustaba conducir contrató los servicios de un chofer. Después de varios días de viaje, Einstein le comentó al chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez. «Si quiere -le dijo el chofer- puedo sustituirlo por una noche. He oído su conferencia tantas veces que la puedo recitar palabra por palabra". Einstein estuvo de acuerdo y antes de llegar al siguiente lugar, intercambiaron sus ropas y Einstein se puso al volante. Llegaron a la sala donde se iba a celebrar la conferencia y como ninguno de los académicos presentes conocía a Einstein, no se descubrió la farsa. El chofer expuso la conferencia que había oído repetir tantas veces a Einstein. Al final, un profesor en la audiencia le hizo una pregunta. El chofer no tenía ni idea de cuál podía ser la respuesta, sin embargo tuvo una chispa de inspiración y le contestó: «La pregunta que me hace es tan sencilla que dejaré que la responda la persona que se encuentra al final de la sala… que es mi chofer».

Por último, quiero llamar la atención sobre la palabra consciente, que lleva una s intercalada. He leído esto: Estamos concientes de… sin la s. Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: