Noticias del español

| | |

| Pablo Ramos Méndez
eluniversal.com, Venezuela
Jueves, 17 de abril del 2008

LA LENGUA EN SALSA: ASPIRAR A

Aspirar significa meter aire en los pulmones y espirar es expulsarlo: Expirar es morirse.


Frases bastante usuales, pero que podrían mejorarse son las siguientes: No se lo llegó a tomar. ¿No es más simple, más claro y menos enredado decir: No llegó a tomárselo? La oración: Repítelo otra vez, ¿no resulta redundante? Más simple es decir: ¡Repítelo!, sin más latines, como dice Vargas Llosa. La expresión: No quiero estarme parando, en vez de decir con meridiana claridad: No quiero estar parándome. Por cierto, hay una propaganda que dice: ¡Las mata bien muertas! Uno, ingenuamente se pregunta, ¿si las mata no será que con eso ya están muertas? Entre las frases usuales hay una que me repugggna, así, con triple g, y es cuando los locutores y sus entrevistados dicen majomenoj. Sin comentarios. En una de mis columnas anteriores yo comentaba una frase que me hizo desternillar de la risa. Ella era cuando alguien dice: una abeja y repite varias veces. Una abeja, una abeja, para terminar lo que quería decir: una vez al año.

Decires criollos: Tarde piaste, pajarito. Más tranquilo que la quijá de arriba. Zapatero a tu zapato. Me quedé con los ojos claros y sin vista. ¡Me quedé atónito, perplejo y estupefacto! Quien sube como palma, baja como coco. Se cayó de un coco. (La gente dice: Se cayó de un coco para indicar un fracaso, pero en realidad debería decirse: Se cayó de un cocotero, porque coco es el fruto y cocotero la planta). Ta' barato, dame dos.

En columna anterior hablábamos de fondillo y fundillo. Hoy vamos a recordar una anécdota de Miguel Otero Silva cuando en una reunión, el poeta le preguntó a una muchacha: ¿Cuándo te casas? Ella le contestó: No me caso todavía porque no tengo apartamiento. Veloz, Miguel Otero la compadeció cuando le respondió: ¡Cuánto lo lamiento!

Otra de Einstein: Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana, y no estoy muy seguro de la primera.

Vi, en una de mis lecturas, la palabra mojicata, pero resulta que esa palabra no existe, la correcta es mojigata, que significa: que afecta humildad o cobardía para lograr su intento en la ocasión. Echa la tonta.

A pesar de mi insistencia en este asunto, continúo oyendo exclamaciones como esta: ¡Yo no aspiro ningún cargo público! No se dan cuenta, a pesar de que por esto me esté volviendo fastidioso, que aspirar significa meter aire en los pulmones y espirar es expulsarlo, a diferencia de expirar que es morir. Para significar que se tienen aspiraciones existe el verbo aspirar a. Ejemplo: Leopoldo López aspira a la Alcaldía Mayor, con muchas probabilidades de obtener la victoria.

Humorístico: Una señora le pregunta al odontólogo: ¿Cuánto me cobra por sacarme esta muela?, dijo señalándola. El dentista le contestó: Con dolor cuesta cincuenta mil y sin dolor diez mil. (Moneda anterior). La mujer, sorprendida le pregunta: ¿No será al revés, doctor? El dentista le replicó: No, señora, como le dije: Con dolor 50.000 y sin dolor 10.000. Bueno, entonces, sáquemela sin dolor por 10.000, dijo ella. Él prosiguió: Siéntese en la silla, por favor. Ella, así lo hizo, y el dentista comenzó su trabajo. Al primer halón, ella pegó un grito y el doctor la increpó: ¡Cállese la boca, carajo, que con dolor cuesta 50.000! Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: