Noticias del español

| |

| La Gaceta (Tucumán, Argentina)
Martes, 21 de agosto del 2007

LA LENGUA DE LOS ABOGADOS

VACUIDAD: En el foro se han generalizado ciertas expresiones, que son empleadas casi mecánicamente. Pero la repetición y el uso no las justifican. Tal es el caso de la fórmula «ello así», que suele usarse como corolario de un razonamiento. El problema es que ese pronombre (ello) necesita obligadamente un verbo en el medio antes de que pueda hacer su aparición el adverbio (así). Entonces «o ello es así» o «siendo ello así, la conclusión es la siguiente...».


LAS PREPOSICIONES: Otro latiguillo consiste en afirmar que «la situación llegó al punto de que…». En este caso, el inconveniente se vincula a la confusión respecto del uso de dos preposiciones: «a» y «hasta». Esta última, en tanto denota el término de tiempo, lugares, acciones o cantidades que alcanzó algo o alguien, es la que marca «el punto hasta el que llegó la situación» en el ejemplo señalado; es decir, tiene una carga que permite subrayar hasta qué límite o hasta dónde llegaron las cosas.

INNOVACION INNECESARIA: En muchos expedientes también puede advertirse que «el documento fue recepcionado…». ¡Es notable el poder de inventiva! Si bien es cierto que está registrado el sustantivo «recepción», no el verbo «recepcionar». Precisamente, la recepción es el acto de recibir, en este caso la documentación.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: