Noticias del español

| | | |

| Lucila Castro
lanacion.com.ar, Argentina
Lunes, 17 de septiembre del 2007

LA LECHE, LA CREMA Y LAS PAREJAS DESPAREJAS

La semana pasada, en respuesta al lector Javier Piendibene, que, dado que en el Diccionario de la Real Academia Española está registrado el adjetivo de-sangelado, consideraba que también debía incorporarse el inexistente *angelado, se escribió en esta columna: «El hecho de que exista desangelado no supone que deba existir *angelado, así como la existencia de descremado no supone la de *cremado en el sentido de 'que tiene crema'».


A propósito de eso, escribe Mario Alberto Sánchez: «No sé si será correcto su uso, pero en físico-química es muy común decir cremado de una emulsión cuando se produce la separación de las fases que la componen. La expresión proviene de que cuando se corta la leche (una emulsión), se separa la crema. Me gustaría saber su opinión».

No sé si la palabra cremado , en el sentido en que la menciona el lector, será un tecnicismo o una voz jergal, pero, sea una cosa o la otra, es un caso diferente del ejemplo que se dio la semana pasada. El cremado de la emulsión es un sustantivo cuyo significado básico sería 'formación de la crema'. El inexistente *cremado que se opuso al existente descremado es un adjetivo, o bien participio de un inexistente verbo *cremar , en el sentido de 'poner crema a algo' , por oposición a descremar , que significa 'quitar la crema' (por supuesto, esto no tiene nada que ver con el verbo cremar, 'incinerar' , y su participio cremado).

En español tenemos muchos ejemplos de adjetivos (como desangelado) y verbos (como descremar) con el prefijo des-, en el sentido de 'falto de algo' (los adjetivos) y 'quitar algo a algo' (los verbos), que no tienen una voz correspondiente sin el prefijo, que signifique ´que tiene algo' o 'poner algo a algo' ; por ejemplo, desalmado pero no *almado, desnatar pero no *natar , desgrasar pero no *grasar , desmalezar pero no *malezar . Esto es así porque esas palabras no se han formado por prefijación sobre otras de la misma categoría gramatical, sino por parasíntesis, es decir, agregando simultáneamente un prefijo y un sufijo, sobre la base de un sustantivo. Así, los adjetivos desangelado y desalmado se han formado agregando al mismo tiempo el prefijo des- y la terminación -ado a los sustantivos ángel y alma, y los verbos descremar , desnatar , desgrasar y desmalezar, agregando el prefijo y la terminación verbal a los sustantivos crema, nata, grasa y maleza, respectivamente.

Pero también puede haber parejas de palabras con el prefijo y sin él; por ejemplo animar y desanimar, engrasar y desengrasar. Por eso se dijo que la existencia de la palabra con prefijo no suponía necesariamente la de la palabra sin prefijo: en unos casos la hay y en otros no.

La existencia o no de esas parejas, especialmente en el caso de los verbos, generalmente tiene que ver con la cosa que se pone o se quita. El ángel, el alma, la crema o nata y la maleza son cosas que se tienen naturalmente, y se pueden no tener, perder o quitar, pero no se le ponen a lo que no las tiene. En cambio, el ánimo es algo circunstancial: uno puede dar ánimo al que está desanimado o quitárselo al que está animado. El caso de los verbos formados sobre el sustantivo grasa es interesante porque muestra la diferencia. La grasa natural, por ejemplo la de la carne, se puede quitar, pero no poner: por eso existe desgrasar, pero no *grasar. En cambio, la grasa que no se tiene naturalmente, la que lubrica los ejes de mi carreta o la que ensucia la cocina, por ejemplo, se puede poner y quitar: engrasar y desengrasar.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: