Noticias del español

| | | | |

| Marta San Miguel
www.eldiariomontanes.es, España
Viernes, 9 de octubre del 2009

«LA GRAMÁTICA ESPAÑOLA SE PUEDE EXPLICAR EN UNA HOJA»

«Las horas de los relojes», nuevo manual de enseñanza adaptado a las necesidades de los estudiantes extranjeros.


Desde que empezó a dar clases de español en la Universidad de Pittsburgh (EE. UU.) en 1991, Manuel Pérez ha visto cómo aprenden los extranjeros el idioma de Cervantes. Con su experiencia ha desarrollado un método de enseñanza que lleva practicando cinco años con excelentes resultados en la aulas de la Universidad de Cantabria (UC). Ahora, ese manual tiene un nombre, Método de los relojes y encabeza la portada de un libro editado por Publican, el servicio de publicaciones de la UC. Se usa en las aulas desde la semana pasada, y su primera tirada, de 750 ejemplares, promete otras sucesivas por la sencilla fórmula que propone.

¿En qué consiste el método?

– Este libro es una herramienta docente. La gramática obedece a doce comportamientos distintos y de ahí las horas del reloj.

¿Qué hay de nuevo en el horizonte de la enseñanza del castellano?

– Hace pocos años apenas había nada, pero ahora hay un desarrollo importante metodológicamente hablando. Empiezan a surgir profesionales de gran valía. Tiene que ver con la ingente demanda que hay en los grandes países del mundo. Aproximadamente más de la mitad de los estudiantes americanos elige castellano como segunda lengua. Es la gran opción allí, conjugado con negocios, para entrar en Europa a través de España, y en Latinoamerica.

¿Cuáles son las nacionalidades europeas que más demandan el español?

– A España vienen muchos alemanes. Italianos también. También hay algún africano, algún belga. Los alemanes, sin duda, son los que más español están aprendiendo a pesar de que sufren porque su lengua está a años luz de la nuestra.

¿Hay nacionalidades que lo tienen más fácil?

-Los alemanes son muy tozudos y perseverantes y eso hace que terminen aprendiéndolo. Ese afán les hace ser efectivos. Los países del Este tienen más facilidad. Creo que esto se debe a que son pueblos que conviven con varias lenguas. Es más fácil aprender la cuarta lengua que la segunda, en contra de lo que se piensa. A partir de la cuarta uno empieza a establecer reglas gramaticales y facilita el aprendizaje. Las personas que provienen de culturas con una situación lingüística compleja en este sentido lo tienen más fácil. Caso, por ejemplo, también de los suizos.

¿Cree que por esta razón los españoles no manejamos tantos idiomas como nuestros vecinos europeos?

-Creo que el problema está en la metodología que se utiliza en España. Habría que revisarla por los resultados que ofrece. Los españoles nos pasamos media vida aprendiendo inglés y lo hablamos con cierta dificultad. Creo que habría que reconsiderar los procedimientos que se utilizar para enseñar porque los resultados no son buenos.

¿Los extranjeros aprenden más rápido el castellano de lo que nosotros aprendemos otro idioma?

-Infinitamente. Con la metodología que utilizo hace cinco años, un extrajero de perfil medio, de entre 18 a 25 años, en tres meses de curso intensivo tiene un nivel de escritura superior a la media española.

¿Es por el método de los relojes, entonces?

-También es la actitud del profesor en el aula. Propongo las cosas lo más didácticamente posible, pero sobre todo cuido la gramática, intento simplificar los términos gramaticales que son muy complejos en el castellano. Como ponerle Windows a la gramática, antes había que conocer códigos para operar. Pero Bill Gates los simplificó todo. Lo que propongo es una especie de Windows, facilitar todo. Proposiciones subordinadas sustantivas de complemento directo… Eso es terrible para los extranjeros. Yo lo sustituyo por otro término, Grupo 1. No obstante hay muchos profesores que siguen utilizando esos métodos tan complejos. Este libro describe la gramática española en una sola hoja, el mapa esencial del español. Y está representado por el reloj.

¿Sólo una hoja?

-Tuve un profesor de latín en tercero de BUP que era capaz de simplificar la morfología latina en una sola hoja. Y me dije, yo tengo que ser capaz de hacer eso con lo que a mí me atañe. Y aquí está el libro.

Convive con el castellano, ¿cómo ve nuestra lengua?¿Se habla mal?

-Yo creo que no. Está empobreciéndose un poco por las nuevas generaciones, producto de varios vicios. Pero toda la vida ha sido una lucha eterna. Eso es lo que hace precisamente que llegue a buen puerto el estado general del castellano.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: