Noticias del español

| | | |

|

Agencia Efe

Domingo, 4 de diciembre del 2011

La Feria del Libro de Guadalajara hace del «apapacho» todo un arte


La Feria del Libro de Guadalajara (FIL), que hoy concluye su XXV edición consolidada como la más importante para los hispanohablantes, ha convertido en un arte el apapacho, un noble comportamiento que dispensa con calidez y generosidad a cualquiera que pasa por ella con el corazón abierto.


«A mí la palabra (apapacho) es la que más me gusta del español. Me parece muy gráfica, muy visual porque además representa un montón de emociones: no solo es cogerte del brazo, darte un abrazo, va mucho más allá», explica a Efe la directora de la FIL, Nubia Macías.

Macías afirma que el apapacho es «una cosa cálida, muy emotiva, llena también de alegría: son como muchos sentimientos que se conjugan en la palabra. A mí —subraya— me parece que FIL Guadalajara tiene una característica especial, y es que es muy 'apapachadora'».

El término está aceptado en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE), que define el sustantivo apapacho como 'palmadita cariñosa o abrazo'. Además de ser utilizada en México también se usa en Honduras.

La palabra casi no necesita traducción: «Es muy gráfica: creo que la gente la entiende, la percibe y sabe de lo que estamos hablando. Uno la dice además con dulzura», añade Macías.

El asunto va más allá del estilo y la personalidad de los organizadores de la FIL, una fiesta de los libros cuidada hasta el más mínimo detalle.

Tiene que ver también con que al público de la FIL «le gusta su feria y la apapachan mucho», algo que sienten los cientos de escritores que pasan por ella pero también los periodistas y otros profesionales, vengan de donde vengan, señala Macías.

Para ella en la FIL «hay un sentimiento de alegría como colectivo que hace que la gente se involucre más y se ande apapachando mucho por los rincones de la feria». .

«No solo lo digo en la parte amorosa, física. Creo que es en la parte más emotiva, más interna, más individual. Es como más del espíritu el apapacho», apunta.

El editor Jorge Herralde, una presencia frecuente en la FIL, se identifica con la palabra y dice que se siente apapachado cuando, paseando por Guadalajara la gente le reconoce y le dice que los libros de Anagrama «han sido fundamentales» para ellos.

«Esto me resulta un poco embarazoso pero me 'apapacha'», afirma Herralde entre risas.

La mexicana Daniela Tarazona, una joven escritora que ha sido una de los «25 Secretos mejor guardados» de la FIL 2011, dice que al hablar de apapacho «siempre está implícito que 'no temas, todo está bien', que se te va a cuidar y a procurar todo lo que quieras» y «que esa otra persona va a estar pendiente de que tú te sientas bien'».

«Tiene todo que ver, o quizás podría ser un sinónimo de 'voy a consentirte', 'voy a apapacharte', aunque insisto en que en apapacho hay ya un asunto de cuerpo y cuerpo, uno que toca a otro», asegura.

Para Tarazona la FIL 2011 ha sido especial, una oportunidad de crecer y relacionase con otros autores y de compartir sus libros y vivencias. Dice que se sintió "apapachada" de principio a fin.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: