Noticias del español

| Piedad Villavicencio Bellolio (El Universo.com, Ecuador)

La esquina del idioma: ¡Que viva o qué viva la santa!

Siempre hay que ver con atención el contexto para marcar u obviar esa tilde.

Si la frase transmite mandato o ruego, es una construcción desiderativa y en estos casos «que» va sin tilde aunque esté entre signos de admiración: ¡Que viva la santa! ¡Que bailen hasta el amanecer!

En los ejemplos que anteceden, cáptese que se transmite un anhelo o deseo: «[Quiero o queremos] que viva, que bailen…», y esa es la pista para no emplear el acento gráfico.

Se usa con tilde cuando «que» precede a sustantivos y adjetivos para encarecer o intensificar el sentido de los nombres a los que acompaña: ¡Qué día tan hermoso! ¡Qué lúcido!

PARA RECORDAR: Escribir y pronunciar con énfasis «¡qué viva la santa!» equivale a ‘qué vivaz, audaz, astuta o ingeniosa que es la santa’. Si esta no es la intención comunicativa, hay que evitar esa virgulilla.

¿Por qué se debe escribir «chiita» y no «chiíta»?

Las palabras con hiato formado por dos vocales iguales, o por dos vocales abiertas diferentes, se atienen a las reglas generales de acentuación.

[…]

Leer más en eluniverso.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: