Noticias del español

| Piedad Villavicencio Bellolio (El Universo, Ecuador)

La esquina del idioma: Plagiar, además de copiar, equivale a secuestrar

«Plagiar» se originó del latín plagiãre, que significa ‘robar esclavos’, ‘comprar personas o venderlas como esclavos’.

En su raíz está implícito el sentido de ‘secuestrar’ que se emplea con frecuencia en algunos países de América, como Ecuador, donde incluso podría darse el caso de que se plagie a una persona para pedir algo a cambio. Ejemplos: «Pasó el tiempo y dejó de buscar a su novia que fue plagiada»; «Piden un millón de dólares a cambio del profesor plagiado».

Como acepción principal, «plagiar» se refiere a la acción de copiar obras ajenas. Esto ocurre cuando al transcribir las frases de terceros no se menciona a sus autores, hecho que constituye un delito contra la propiedad intelectual. Ejemplo: «Evite plagiar en sus trabajos académicos o en cualquier actividad de investigación».

En estos dos significados (secuestrar a una persona y copiar obras ajenas) se cruza como eje el sentido de ‘apropiarse’.

[…]

Leer más en eluniverso.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: