Noticias del español

| | | | |

| Piedad Villavicencio Bellolio
El Universo, Guayaquil, Ecuador
Domingo, 21 de febrero del 2010

LA ESQUINA DEL IDIOMA: EL FONEMA /Ñ/ SURGIÓ DEL DÍGRAFO NN

Consulta: ¿Al referirse a una empresa se debe usar la palabra companía o compañía? (Marco Rosero Espín; Quito).


Respuesta: Entre otros sentidos, compañía (con ñ) es el acto de acompañar, pero también significa empresa, sociedad o grupo de personas que se asocian con fines comerciales.


La voz companía (con n) no está registrada en los diccionarios. En este contexto, conviene recordar la procedencia de la letra ñ, pues este fonema se originó del dígrafo nn, grafía que posteriormente se simplificó. Veamos los antecedentes.

ORIGEN DE LA Ñ

Como en el latín no existía el sonido /ñ/, algunas secuencias consonánticas como gn, nn o ni cuando pasaron a las lenguas romances (idiomas derivados del latín, como el español, el italiano, el francés) evolucionaron hacia un sonido nasal palatal (se pronuncia acercando el dorso de la lengua al paladar y exhalando parcialmente la corriente de aire por la nariz).

Para representar ese sonido cada una de estas lenguas adquirió una escritura distinta: ny en catalán, nh en portugués, gn en francés e italiano.

El castellano medieval adoptó el grupo nn, el que se abreviaba con una sola n que llevaba encima una rayita medio ondulada que usaban los escribanos o copistas de esa época para simplificar las letras dobles. De esto nació la ñ, que también fue acogida por el gallego (de Galicia, comunidad autónoma de España).

Esta letra ingresó en el diccionario de la Real Academia Española en 1803, desde entonces ha figurado en todas las ediciones posteriores del DRAE. Es la decimoséptima letra del abecedario español, tiene género femenino: la ñ. Su plural es eñes.

Ni espectó ni espectar están en los diccionarios

Consulta: Quisiera saber si la palabra «espectó» existe, ya que el diccionario de la Real Academia Española no la registra. (Andrea Navarrete; Guayaquil).

Respuesta: Las palabras cobran existencia desde el mismo instante en que una persona las usa; pero este solo acto no legitima el empleo de dicha voz entre todos los hablantes de una lengua, ni tampoco faculta su ingreso en los diccionarios.

El vocablo espectó, que por el contexto en que suele aplicarse se deriva de espectar y este, a su vez, de espectador (que mira con atención), no consta en los diccionarios, como tampoco está registrado el infinitivo del que proviene.

El empleo de «espectar» y de sus correspondientes derivados verbales, prácticamente, es limitado. Aparte de esto, la lengua española tiene otras palabras para transmitir la acción de 'mirar con atención'; por lo tanto, no hay razones para incorporar este raro vocablo a nuestro léxico.

En su lugar muy bien pueden usarse las formas miró, vio, observó, divisó o alguna construcción de similar matiz.

FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (DRAE) Y DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: