Noticias del español

La Esquina del Idioma: De iconoclastas o iconómacos

Piedad Villavicencio Bellolio (El Universo.com, Ecuador)

La palabra iconoclasta procede del griego eikón, que se refiere a ‘imagen’, que a su vez se deriva de eoika (me he asemejado) y de klao, también griego que significa ‘yo rompo’.

De ahí que el nombre iconoclasta alude a una persona que practica la iconoclasia; es decir, que rechaza los dogmas establecidos por una religión y destruye los íconos de ella.

Según el Diccionario académico (en línea), iconoclasta es el hereje del siglo VIII que no estaba de acuerdo con el culto a las imágenes sagradas y las destruía. Incluso, perseguía a las personas que veneraban esas imágenes.

Iconoclasta también se emplea para referirse en general a los individuos que rechazan la autoridad de maestros y normas. De ahí que no aceptan los valores o costumbres que se adoptan de generación en generación. A estas personas se les dice también iconómacos.

Lo opuesto a iconoclasta es iconódulo, que está formado por ícono o icono (imagen) y dulía (veneración) = ‘culto o veneración a las imágenes o íconos’.

¿Las personas son abusadas o son víctimas de abuso?

«Abusar» significa ‘utilizar algo de manera impropia’, ‘aprovecharse de alguien’, ‘espabilarse, estar atento, ser agudo’: No abuses del licor, del tabaco, de mi paciencia.

Cáptese que el verbo «abusar» se construye con un complemento que empieza con la preposición «de», en el que se indica el tipo de abuso que comete la persona de quien se está tratando.

[…]

Leer más en eluniverso.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: