Noticias del español

| | | |

| Guillermo Aragón
heraldodesoria.es, España
Lunes, 20 de septiembre del 2010

LA ERA DIGITAL FABRICA GANDULES DEL LENGUAJE

Los diccionarios on line, los correctores ortográficos y las nuevas formas de escritura en internet están afectando la capacidad de los hablantes.


Hecho es lo mismo que echo y bocal es igual que vocal. Para los correctores de texto automáticos, una letra suelta o un verbo que no coincide con el tiempo del sujeto no es un error. «No te puedes confiar del todo», asegura Santiago Paricio, filólogo y profesor de lengua castellana y literatura en Educación Secundaria. Según él, esa es una de las formas en que la tecnología afecta el uso del idioma: «Muchas veces pueden reducir la capacidad de autocorrección y afectar la competencia del hablante».

A sus alumnos les aconseja no confiar en correctores para lograr una escritura correcta, aunque para él, en la era digital, otros factores generan alteraciones más importantes en los hablantes. «Veo demasiadas abreviaturas del tipo xq, q, xa… La vagancia es normal a la hora de hablar y escribir, pero esto es demasiado y aunque haya otros factores, en gran parte se debe a los móviles y las nuevas formas de escritura que tanto se usan en las redes sociales», comenta.

Hoy, gracias a servicios digitales, un hablante medio puede consultar el diccionario, buscar sinónimos y traducir textos con una relativa facilidad. Algo que, en principio, enriquece el lenguaje, pero que todavía depende de programas con muchos fallos.

«Si bien la corrección ortográfica en las grandes lenguas está muy desarrollada, la corrección gramatical no ha llegado al mismo grado de seguridad. Cualquier usuario debería tener en cuenta que solo él sabe lo que quiere decir y cómo decirlo, por muchas sugerencias que pueda darle su corrector», explica el filólogo aragonés. Además, la persona no puede fiarse de un ordenador, porque no siempre tendrá uno a mano. «Si le falta, no sabrá qué hacer».

Diferenciar niveles

A principios de este mes, en el XVI Congreso Internacional de Lingüística y Filología Románicas, uno de los ponentes, el catedrático de la Universidad de Valencia, José María Bernardo, aseguró que «el estudio del lenguaje utilizado en correos electrónicos, chats, videojuegos y ciberperiodismo» es «el gran reto de la lingüística». Añadió, a modo de reclamo, que el lingüista «se ha quedado muy limitado al texto oral y escrito».

Se refería, sin quererlo, a uno de los grandes problemas de los profesores: el uso de abreviaturas incorrectas. Primero los SMS y ahora los chat y las redes sociales han esparcido este lenguaje, que no solo se basa en un uso incorrecto de la lengua, también en la simplificación de la gramática, olvidando las subordinadas y promoviendo la construcción de oraciones simples para ahorrar espacio.

Eso sí, Bernardo cree que no debe considerase un uso incorrecto. «Muchos de los estudiosos de estos textos no son lingüistas o han olvidado que lo son», aseguró, describiendo este tipo de escritura como «un nuevo tipo de lenguaje» que requiere de métodos de estudio «alejados de la tecnofobia».

Él catedrático dejó claro que este es un lenguaje que se va a expandir, ¿es cierto? «A través del microbloging, que implican oraciones simples y cortas, exentas de la complejidad sintáctica de la lengua culta escrita, se está potenciando la oralidad en el lenguaje escrito», responde el aragonés, que sin embargo se define como un escéptico: «Puede que se adapten cosas a la forma de escribir, pero en lo oral no habrá variaciones impulsadas por estas tecnologías».

Paricio también apuesta por la diferenciación a la hora de escribir. Habla de «aprender a distinguir los niveles», educar «en el conocimiento de la norma y en su adecuación al contexto».

El español no es el único idioma con este problema. El 83 % de los jóvenes chinos encuestados por el diario China Youth Daily reconocieron tener problemas para escribir los ideogramas del mandarín y utilizar el móvil para recordarlos cuando los necesitan.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: