Noticias del español

| | | | | |

| El Litoral, Argentina
Jueves, 16 de octubre del 2008

LA CRISIS FINANCIERA GOLPEA EN NUESTRA FORMA DE HABLA

¿SALVATAJE O SALVAMIENTO?


La crisis no hace excepciones y abarca a todos los países, especialmente en cuestiones económicas. Pero también influye sobre el idioma, en especial cuando nos referimos a las desesperadas medidas que toman los países ricos para producir el «salvataje» de sus instituciones. Tan atolondrados estamos, que hasta pretendemos corregirle la plana al diccionario.


Un oportuno ejemplo de ello lo encontramos en el diario La Nación, que los lunes publica su instructiva sección «Diálogo Semanal con los lectores», autoría de la Sra. Lucila Castro. Leamos y aprendamos:

«En en las últimas semanas ha sido frecuentemente utilizada en los medios de comunicación, la palabra «salvataje», en relación con la crisis financiera. No he encontrado dicha palabra ni en el Diccionario de la Real Academia Española, ni en el Diccionario panhispánico de dudas. ¿Quizás debería decirse rescate?», escribe Roberto Amenta.

Es cierto que la palabra «salvataje», a pesar de que se usa desde hace mucho tiempo, no está en el DRAE. Se la rechazaba como galicismo y tuvo la desgracia de usarse mucho en una época en que los puristas se defendían con uñas y dientes de la influencia francesa. Desde entonces, muchos galicismo entraron, se usaron, unos se olvidaron y otros se «aceptaron» y con el tiempo ganaron un lugar en el diccionario oficial. Pero «salvataje» no tuvo suerte, quizás porque existía salvamento, como si no hubiera otros casos de derivados de la misma raíz con distintos sufijos.

Cuando la manga académica se ensanchó, ya había pasado el tiempo de la invasión de galicismos. Los neologismos del inglés norteamericano encontraron las puertas pero el pobre «salvataje» quedó olvidado, tal vez porque siendo una palabra tan corriente, a nadie se le pasaba por la cabeza que no estaba registrado.

Por supuesto, puede decirse rescate o salvamento, pero esa no es la razón para rechazar «salvataje», que cumple con creces las exigencias para ser aceptado, ya que está bien formado y se usa. El hecho de que no figure en el diccionario es simplemente una omisión del diccionario.

Hay en el DRAE otra palabra que seguramente pocos conocen, por lo menos en la Argentina: «salvamiento». Si alguien comprueba que «salvataje» no figura y encuentra en cambio «salvamiento», tal vez la use pensando que así lo «prescribe» la Academia. El que lo oiga lo entenderá, pero muy probablemente piense que su interlocutor se equivocó de sufijo o que quiso decir salvamento y le salió mal.

La forma «salvamiento» está tan bien construida como salvamento, pero entre nosotros no se usa.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: