Noticias del español

| |

|

Agencia Efe

Miércoles, 9 de marzo del 2011

Juan Bas: «Los mayores palos al lenguaje se oyen en los programas del corazón».


El escritor bilbaíno Juan Bas ha afirmado hoy que «los mayores palos al lenguaje se oyen en los programas del corazón de las televisiones, ese submundo de putas, proxenetas y canallas en donde se dicen las mayores barbaridades».


Bas ha opinado de esta manera durante una conferencia de prensa en la que ha presentado en Bilbao su último trabajo literario, En mi furor interno y otros jocosos surrealismos semánticos, en el que recopila una selección de los mayores dislates gramaticales obtenidos de escuchar «conversaciones ajenas en los lugares más diversos».

Entre estos lugares ha citado el mercado bilbaíno de La Ribera, donde una vez escuchó que «el caviar está hecho con huevas de centurión' (en vez de esturión)», y los programas del corazón.

El escritor bilbaíno, autor de obras de éxito de público como Alacranes en su tinta, Voracidad y Tratado sobre la resaca, intercala en su obra los disparates semánticos recogidos con comentarios sobre ellos realizados con el humor que Bas practica, «un tanto ácido, un tanto mala leche», ha descrito.

Entre los desatinos que más le han llamado la atención, Bas ha mencionado el que da nombre al título furor interno (por fuero interno) o el de me dejas perpléjica (en vez de perpleja), no me hables con ese rintintin (en lugar de retintín), te pones hecho un obelisco (no un basilisco), después de comer, me entra una morriña… (por modorra) o las anchoas están muy buenas, lo malo es que te 'enterneces' limpiándolas (en lugar de eternizas).

A juicio del autor bilbaíno, «los disparates semánticos son cada vez más frecuentes en la medida que la principal relación de la gente con la palabra escrita es a través de los jeroglíficos mensajes de los teléfonos móviles, una especie de lenguaje parahumano exento de ortografía y sintaxis».

Bas concede que el auge de las redes sociales, tipo Facebook, «está consiguiendo que la gente escriba más, pero, al no contar con referencias por falta de la lectura de libros, se reproducen por escrito los mismos desatinos lingüísticos que se dicen de palabra».

«De este modo -ha añadido-, los errores gramaticales, que están en el aire como los virus, buscando el contagio, tienden, si no a perpetuarse, sí a popularizarse y darse por correctos».

Ha apuntado en este sentido que un error cada vez más extendido se produce con el verbo 'prever', del que ha dicho que «lo de 'preveer' se lo he oído decir en el mismo día al presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, y a Buenafuente (el presentador del programa nocturno de La Sexta)».

«Estoy convenido, en mi 'furor interno', de que la incultura avanza y no se atisba 'parapente' alguno para frenarla, ya que los incultos se muestran cada vez más orgullosos de su ignorancia», ha concluido el escritor no sin cierto "rintintin" socarrón. 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: