Noticias del español

| | | | | | | |

| Tanya Hirsch (La Nación.es, Chile)

Juan Antonio Bley pasa lista a las joyitas del idioma español

Amor por este idioma es lo que tiene de sobra Juan Antonio Bley. La ayuda que prestó a sus hijos en 2004 para la Prueba de Selección Universitaria (PSU) se transformó en un largo y apasionante viaje a través del cosmos de los vocablos. Seleccionario es una recopilación de 5.057 palabras y sus respectivos significados. Advertencia: no confundir con un simple diccionario.

PALABRA DIVINA

El título del libro es un neologismo que nace de la mezcla entre las palabras selección y diccionario. Este juego de letras invita a una recopilación emocional y azarosa de cultismos: palabras procedentes del latín o el griego que se incorporan al español tardíamente por vía de la cultura.

«Son palabras muy sonoras, a veces elegantes, muchas veces esdrújulas y a mi modesto juicio siempre bellísimas»: así describe Bley a sus «joyitas» del idioma, entre las cuales se encuentran hermenéutica, intrínseco, dextrógiro, deletéreo, patognomónico, cerúleo, cenit, o transfixión.

Con una permanente inclinación hacia las temáticas de la ciencia, en 1994 realiza su primera publicación Colmo, clasificada bajo el subgénero de «ingeniería-ficción», sobre colosales obras de ingeniería y mega construcciones.

Luego, escribe ensayos, publica cuentos (Incómodo en el Metro ganó mención honrosa en la versión 2006 del concurso literario español Max Aub), y redacta artículos de astronomía en la revista Conozca Más y diversos sitios Web.

«La intención de producir el Seleccionario, aunque parezca una quijotada, es nada menos que la de construir un arma eficaz para luchar denodadamente en contra de la viciosa marea de ignorancia», dice el autor de este libro que la Feria Chilena del Libro ubica en la sección de diccionarios.

Sin embargo, no se debe esperar un ladrillo de definiciones para consultas esporádicas. Si bien es una lista interminable de palabras estructuradas alfabéticamente, Seleccionario fue escrito para ser leído de forma continua, y las definiciones suelen quedar desplazadas (con sólo un par de sinónimos) por anecdóticos datos sobre el término en cuestión.

«Definitivamente su lectura no es una experiencia plana. Las explicaciones tienen una expresión de significado emotiva para cada una de las voces», explica Bley sobre el libro que intenta transmitir la belleza y potencia de las palabras desde lo más profundo de su creación.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: