Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia Efe

Javier Marías, gran novelista contemporáneo, nuevo académico de la RAE

El escritor Javier Marías, «uno de los grandes novelistas españoles contemporáneos», fue elegido académico de la Lengua, en primera votación y por amplísima mayoría, lo que demuestra el elevado grado de consenso que había suscitado su candidatura.Marías (Madrid, 1951), ocupará la vacante de Fernando Lázaro Carreter en la Real Academia Española y su candidatura fue propuesta por Arturo Pérez-Reverte, Gregorio Salvador y Claudio Guillén.

Salir elegido en primera votación es difícil, porque se necesita el apoyo de dos tercios del total de académicos en posesión de su plaza, que actualmente son 42.

A la sesión de elección acusidieron 31 académicos y seis votaron por correo. Entre los asistentes, además de los tres que presentaron su candidatura, figuraban académicos como Mario Vargas Llosa, Luis Goytisolo, Antonio Muñoz Molina (recién llegado de Nueva York), José Manuel Sánchez Ron, Francisco Rico, Pere Gimferrer, Gregorio Salvador, José Luis Pinillos, Ignacio Bosque, Emilio Lledó o José Antonio Pascual. Miguel Delibes y Martín de Riquer votaron por correo, entre otros.

En la primera ronda de votaciones Marías necesitaba un mínimo de 28 votos y logró 29.

El secretario de la Academia, Guillermo Rojo, visiblemente satisfecho, afirmó que «es rarísimo» conseguir un consenso tan amplio como el logrado por el novelista, «aunque se sea candidato único», algo que también subrayó luego el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha.

El director, que llamó por teléfono al novelista para comunicarle el resultado de las votaciones, dijo a un grupo de periodistas que «está fuera de dudas que Javier Marías es uno de los grandes novelistas españoles contemporáneos, como lo demuestra la repercusión internacional de su obra, traducida a 34 idiomas».

Tras conocer la noticia de su elección, Javier Marías afirmó, en un encuentro con la prensa, que «es un honor» para él haber sido elegido miembro de una institución «ilustrada, civilizada, laica, culta e independiente como es la Academia de la Lengua, con tres siglos de antigüedad».

Marías recalcó el carácter independiente de la Academia, porque durante el periodo franquista, «esa institución a la que mi padre perteneció durante 40 años, se mantuvo independiente y guardó las plazas de mi padre, de Ayala o de Madariaga».

El autor de Corazón tan blanco señaló que Víctor García de la Concha, cuando no era aún director, le propuso hace doce años ser candidato a la RAE en nombre del entonces director Fernando Lázaro Carreter, «pero no me parecía correcto estando mi padre» en la institución.

«Mi padre, sin embargo, antes de morir, me dijo que si un día me lo volvían a proponer y no lo aceptaba, me iba a arrepentir. Aunque nunca he hecho mucho caso a mis padres he tenido en cuenta esta recomendación», añadió el escritor.

El novelista comentó que todavía no sabe qué podrá aportar a la Academia. «La verdad es que no sé lo que pueden esperar de mí, pero está claro que los más útiles son los filólogos, lingüistas, historiadores e incluso periodistas, porque los escritores somos los que empleamos el lenguaje de una manera más acientífica», dijo el autor de Los dominios del lobo.

Para Marías, el escritor está para dar al lenguaje «la mayor libertad posible y esa mayor flexibilidad que no siempre ha tenido, como es mi caso, que he forzado en algunos ocasiones la sintaxis o la gramática de forma violenta».

Javier Marías, que se encuentra en estos momentos enfrascado en la redacción del tercer volumen de la trilogía que lleva por título Tu rostro mañana, también manifestó su intención de disponer de un plazo mínimo de un año antes de preparar su discurso de ingreso en la Academia, precisamente por estar inmerso en este proyecto literario tan ambicioso. Un tercer volumen del que tan sólo apuntó que una de las palabras que podría llevar en el título es la de «veneno».

El nuevo académico, que siempre se ha destacado por su actitud crítica y su compromiso que plasma en sus ensayos y artículos, destacó también que le producía mucho «honor y satisfacción ocupar el sillón “R”, dejado por Fernando Lázaro Carreter, y compartir la labor con Ayala, Bousoño, Delibes o Brines o con compañeros de generación como Muñoz Molina o Pérez-Reverte».

Por su parte, Gregorio Salvador, uno de los académicos que apoyó la candidatura de Marías, dijo a Efe que la llegada a la Academia de este autor es «un reconocimiento no sólo español, sino que va mucho más allá», dada la relevante presencia del novelista en países europeos como Gran Bretaña, Francia y Alemania, así como en Latinoamérica, donde su obra Mañana en la batalla piensa en mí fue galardonada con el prestigioso Premio Rómulo Gallegos, en 1996

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: