Noticias del español

| | | | | | | | |

| M. A. L.
nortecastilla.es, España
Jueves, 31 de enero del 2008

IGNACIO BOSQUE, PONENTE DE LA NUEVA GRAMÁTICA: «ES UNA OBRA PANHISPÁNICA QUE DEBÍA DESCRIBIR LO QUE COMPARTIMOS, QUE ES MUCHO»

Desde que la Real Academia Española de la Lengua (RAE) le designó ponente de la nueva gramática en 1998, Ignacio Bosque se ha dedicado en exclusiva a la tarea.


Cuando le preguntan si están tardando demasiado en acabar el nuevo texto, Ignacio Bosque Muñoz, lingüista, catedrático de Lengua Española en la Universidad Complutense de Madrid y vocal de la RAE, responde que «sólo diez años es muy poco tiempo para una descripción integral del idioma, que avanzamos en extensión y en profundidad, que es una obra panhispánica, que abarca todo, y que había que describir lo que compartimos, que es mucho, y luego las diferencias».

El trabajo sesudo, las jornadas intensas de diez horas dan muestra de la complejidad y extensión de la obra, en la que, dice, «hay que atar todavía muchos cabos, quedan muchas pequeñas cuestiones que resolver». Y los diez años son poco tiempo si se considera que desde que se editó la anterior han transcurrido casi nueve decenios, «una buena razón para pensar bien lo que estamos haciendo. Necesariamente la revisión tiene que ser lenta»

Y lo que queda de esta obra también «reflexiva y normativa» es poner en orden sus partes: «Una parte extensa de fonéticas y fonología, dos más extensas de morfología y la más extensa, la de sintaxis, en la que estamos pensando desdoblar algunos capítulos porque son demasiado extensos».

Cabe plantearse la utilidad que tendrá la nueva gramática, aparte de para los estudiosos del lenguaje. Pero Ignacio Bosque afirma sin dudar que «puede ser útil para mucha gente y desde muchos puntos de vista. Cada vez se atiende más a la forma de vivir y pensar de los otros, es hora de fijarnos en la forma de hablar de los demás para que sepamos cuánto compartimos».

En definitiva, la nueva gramática española, panhispánica y del siglo XXI, nos permitirá «aprender algo sobre nuestro propio idioma». Y también cambiar una tendencia, una forma de ver las cosas, ya que hablamos «de los conocimientos de gramática como si no formaran parte de la cultura general. Y es el patrimonio más valioso que tenemos», sostiene el lingüista Ignacio Bosque.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: