Noticias del español

| | |

|

María del Rosario Molina

Prensa Libre.com 

 

HORRORES IDIOMÁTICOS Y ALGO MÁS…: LOS GAZAPOS DEL 2011 (II)


Gazapo número tres: La falta de concordancia entre el sujeto y su predicado, y no me refiero aquí a los casos un tanto difíciles, como los de un núcleo de sujeto colectivo y su modificador indirecto: «Un buen número de personas ‘corría’ la maratón» o «un buen número de personas ‘corrían’ la maratón», porque ambos son correctos. Tampoco quiero hablar de la concordancia en las oraciones copulativas, que trataré en otra ocasión.


Quiero ahora solo (ya sin tilde, aun cuando equivalga a «solamente», y me cuesta acostumbrarme) criticar las faltas de concordancia que se aprenden en primaria. Leí hace pocos días, aunque cambio un tanto la oración para no ofender a nadie, la siguiente: «Los nuevos gobernantes, según la promesa, ‘tiene’ que eliminar la delincuencia». No, señores (e incluyo a las señoras): «los nuevos gobernantes (…) ‘tienen’ que eliminar la delincuencia».

 

Y agrego algo que no es de gramática, sino de lógica simple y sencilla: no se puede en menos de un mes eliminar lo que lleva años de existir. Hay que darle tiempo al tiempo y esperar resultados factibles, no milagros. A propósito de «hace pocos días», es redundancia «hace pocos días atrás», pues ya la primera frase se refiere a un pasado, que hace innecesario el «atrás». Sería un disparate «hará pocos días ‘adelante’» ¿o no?

 

El gazapo número cuatro es la falta de concordancia en las pasivas reflejas: «Se vende automóviles». De acuerdo con las gramáticas racionales debe decirse: «Se venden automóviles». ¿Por qué? Por la simple y sencilla razón de que las oraciones transitivas cuando se vuelven pasivas de primera cambian el sujeto por el llamado sujeto agente o simplemente agente: 1) Vendo automóviles. 2) Automóviles son vendidos por mí. En esa oración el sujeto implícito «yo» de la oración activa pasa a ser el agente (o sujeto agente) de la primera de pasiva y el objeto directo a ser el sujeto: Automóviles se ha convertido en sujeto y yo, sujeto implícito, se ha convertido en agente: por mí.En la segunda oración de pasiva el sujeto agente ya no interesa, lo que importa es: «Automóviles son vendidos» (no quién los venda).

 

La pasiva refleja es el tercer paso: «Se venden automóviles». ¿Quién los vende? Importa eso en la gramática «un comino», aunque en la vida real sí debería conocerse al vendedor, por aquello de los autos robados. En dicha oración se ha usado el «se» de pasiva refleja, el verbo en voz activa «vende», más el sujeto de la voz pasiva: automóviles.

 

El quinto gazapo es seguir confundiendo «arrogar» con «abrogar»: Una persona se «arroga» derechos que no tiene y las leyes se «abrogan». Sin embargo, sigo leyendo: «Los vecinos se ‘abrogaron’ el derecho de no permitir el paso en su calle», aunque afortunadamente no he leído que un gobierno ‘arrogue’ una ley.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: