Noticias del español

| | |

| Shelmar Vásquez Sween
La Prensa (Panamá)
Jueves, 18 de septiembre del 2008

HÍBRIDO LLAMADO «SPANGLISH»

«Este fin de semana habrá open bar en la discoteca para todas las gerlas. Compraré mi tiquet desde ahora para llegar temprano al pary y empezar a beber hasta quedar hapysona». Para algunos, el párrafo anterior puede ser el producto de una mente inculta, analfabeta o en su defecto, de alguien que, con alevosía y premeditación, pretende ridiculizar la lengua de insignes literatos como Cervantes, Lorca, García Márquez, Borges y Paz, por mencionar algunos.


Sin embargo, este tipo de fenómeno lingüístico no es más que una forma de castellano fusionado con el inglés, conocido popularmente como spanglish o espanglish, según lo citado por la Real Academia Española (RAE).

Hoy día se sabe —por el reciente estudio que realizó la RAE sobre el tema— que este tipo de comunicación es utilizado por aproximadamente 40 millones de hispanohablantes radicados en algunos estados de EE. UU. como Florida, Georgia, Texas, California y Nueva York.

También tiene su presencia en Puerto Rico, México, Venezuela, Argentina, Panamá, España, Colombia, Cuba y República Dominicana, por la constante migración que se da entre estas poblaciones y la influencia del cine norteamericano traducido al español.

Estos resultados han creado polémica entre grupos de lingüistas, profesores, sociólogos y demás interesados en el tema —del ámbito internacional— que pretenden establecer de una vez por todas y bajo la orientación de la RAE, si el fenómeno debe ser considerado una señal de identidad lingüística latinoamericana o un peligro para la verdadera cultura hispánica.

UN FENÓMENO IGNORADO

En este sentido, la tesorera de la Academia Panameña de la Lengua, Berna de Burrell, opina que ha sido un error ignorar el spanglish, como una realidad social, que cada vez va tomando más fuerza.

Está convencida de que hubiese podido ser contrarrestado con la enseñanza adecuada del español y el incremento de lecturas apropiadas que permiten adquirir un manejo verbal aceptable y un enriquecimiento cultural, social y profesional.

«En plazo perentorio, los estamentos del gobierno e instituciones responsables deben hacer algo para detener este deterioro lingüístico en el país. También le toca a la familia involucrarse en esta lucha».

Por su parte, el catedrático de la universidad de Wisconsin, Darix Fleeimyng, lingüista que durante los últimos 15 años ha estudiado la evolución del spanglish, argumenta que el híbrido entre español e inglés es producto de la impresionante simbiosis cultural anglolatina que se remonta a la presencia de la cultura hispana en estados como California y Florida, así como de la presencia militar que los estadounidenses han tenido en algunos países, como Panamá.

Burrel, en cambio, sostiene que el espanglish —como ella prefiere escribirlo— es la lengua de la pobreza cultural, de la desidia de las autoridades pertinentes, de los inmigrantes necesitados y del analfabetismo en cualquiera de los dos idiomas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: