Noticias del español

| | | | |

| Lanacion.com (Argentina)
Lunes, 2 de abril del 2007

HACIA OTRA VISIÓN DE LA LENGUA ESPAÑOLA

Con la clausura, el jueves último, del IV Congreso de la Lengua en Cartagena de Indias, Colombia, llegó el momento del balance. Balance que no puede arrojar más que resultados excelentes, que exceden incluso las expectativas más esperanzadas de los organizadores del encuentro.


En casos como éstos, las cifran ayudan a las conclusiones. El hecho de que se esperaran 2.500 participantes y haya habido 7.500 habla no sólo del entusiasmo que cada nueva reunión despierta, sino también de la unidad del mundo hispanohablante alrededor de un hecho de esta relevancia para nuestra comunidad lingüística.

Es de comprender, entonces, la satisfacción del presidente de la Real Academia Española (RAE), Víctor García de la Concha, al concluir que estos encuentros (los tres anteriores, en Zacatecas, Valladolid y Rosario, y ahora éste, en Cartagena de Indias) ponen de relieve el interés creciente que hay en la sociedad por la lengua y la conciencia en los participantes de que «estos congresos son una plataforma importante para decir cosas y presentar ideas» porque «la lengua es un patrimonio activo».

Hubo también, y justo es mencionarlo, un hecho importantísimo que precedió en muy pocas horas al Congreso: la presentación, en Medellín, de la Nueva gramática de la lengua española, resultado del trabajo y del consenso alcanzado por las 22 Academias de la Lengua Española en todo el mundo. Obra largamente esperada —hubo que contentarse por muchos años con el Esbozo—, es la primera actualización de las reglas de uso del español en 76 años e implica una concienzuda reflexión sobre esta lengua y sus manifestaciones en toda la América hispana y un poco más allá (no hay que olvidar que el español está empezando a hablarse ahora en los Estados Unidos). Aunque corresponderá a los especialistas destacar las bondades y defectos de esta nueva herramienta, es evidente para todos que su existencia habla del vigor del español como idioma hablado por 400 millones de personas en el mundo. Y también de su enorme posibilidad de adaptarse a nuevas realidades, lo cual le otorga una ubicación de privilegio como tercera lengua detrás del mandarín y del inglés.

Este antecedente de lujo abrió las puertas al debate en el IV Congreso de la Lengua, donde entre muchísimos temas hubo uno fundamental: el desafío de crear nuevos lectores. La riqueza de una lengua y su posibilidad de difusión también se basan en aquellos que la practican, la leen y la escriben diariamente. Nada fue dejado de lado, ni siquiera la utilidad de los tan criticados mensajes de texto, aun en sus versiones más esquemáticas, porque «son una nueva oportunidad de comunicación instantánea», como apuntó, práctico, García de la Concha.

Por supuesto que los muchos resultados de este encuentro lingüístico se irán viendo con el tiempo, por lo menos hasta que llegue el próximo Congreso, probablemente en alguna ciudad de Chile. Nadie espera que la edición de la nueva Gramática se transforme en un best seller —no estaría mal, sin embargo, que los gobiernos de todos los países de lengua española compraran ejemplares para cada una de sus bibliotecas escolares—, como ocurrió con la del Quijote y como está pasando ahora con la de Cien años de soledad. Pero toda la comunidad lingüística española sabe que ahora vuelve a contar con un instrumento actualizado, donde son reconocidos los distintos rasgos del español de América latina, en el mismo nivel que lo era el español de España.

Por eso, también, tuvo tanta trascendencia el festejo de los 40 años de aparición del libro más conocido del Nobel de Literatura Gabriel García Márquez. Finalmente, los que fijan, pulen y dan esplendor a un idioma son sus escritores y, como dijo el mismo García Márquez, los escritores toman su lengua del pueblo. En este IV Congreso de la Lengua Española se cerró el círculo virtuoso entre los hablantes, los escritores y los académicos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: