Noticias del español

| Sally Palomo y Ana Marcos (Verne/El País, España)

«Hacer conejo» o «colgar un mico»: el lenguaje de la política colombiana está lleno de animales

Lejos del insulto o la descalificación, en las bancadas del Senado pueden aparecer lagartos y zorros.

En Colombia, la fórmula del usted se usa entre padres e hijos, ya sean adultos o niños. El respeto se lleva hasta tal paroxismo que los colombianos siguen empleando la expresión su merced. Hasta que se llega al Parlamento y el lenguaje y la cordialidad se llenan de animales. En un juego de palabras, lejos del insulto o la descalificación, en las bancadas del Senado pueden aparecer lagartos y zorros. Algunos se comen algún sapo de vez en cuando y a otros les cuelgan micos sin darse cuenta.

Estos son los animales que deambulan por las instituciones colombianas:

Mico. En Colombia los micos son los monos cuando nos referimos al mundo animal. Si la palabra se lleva hasta el Congreso de la República entonces se convierte en ese artículo, párrafo o término que aparece en un texto parlamentario en el último momento.

Leer más en verne.elpais.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: