Noticias del español

| | |

| Luz Nereida Pérez
Claridad, Puerto Rico
Del 24 al 30 de abril del 2008

HABLEMOS ESPAÑOL: MARATÓN

A propósito de una reciente columna nuestra dedicada al uso del lenguaje violento en la narrativa del béisbol, nos escribe un lector para solicitar aclaraciones sobre el género e historia de la palabra maratón. Aunque este vocablo fue tema de este espacio para el 1994, año en que comenzamos a escribir en este Semanario, bien vale la pena volver a él.


En cuanto al género, el sustantivo maratón ha variado en las últimas cuatro ediciones del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). En la edición del 1970 de esta fuente de consulta, se clasificaba a esta voz como de género femenino, por representar, sustituir o tener implícito al sustantivo carrera o prueba. Sin embargo, para un hablante de lengua española no es común el asociar una palabra terminada en ón con el género femenino: la maratón. De ahí que algunas personas comenzaran a decir el maratón. Así en el DRAE de 1984, aparece como sustantivo masculino: el maratón. Posteriormente, al publicarse el DRAE de 1992, se le clasifica como vocablo masculino, pero también se indica que a veces es femenino. En el DRAE actual (2001), se repite lo anterior al clasificarse en sus tres acepciones como sustantivo masculino, acotándose al final de cada definición que también se emplea con el género femenino. El Diccionario panhispánico de dudas refuerza que el género de maratón es masculino, pero que es también válido el aplicar el género femenino dada la extensión de su uso.

Los tres significados académicos para esta palabra son: «carrera de resistencia en la que se recorre una distancia de 42 km y 195 m»; «competición de resistencia» [En España se emplea comúnmente el vocablo 'competición'; en Puerto Rico preferimos el uso de 'competencia'. En esta segunda definición, aplicaría, por ejemplo, a un maratón de baile.] y, en su tercera acepción se define como «actividad larga e intensa que se desarrolla en una sola sesión o con un ritmo muy rápido», para lo cual ofrecen como ejemplo al maratón de cine. Por ello, acudimos a la celebración de un radiomaratón o un telemaratón cuando se desea recaudar fondos para alguna causa benéfica en un mínimo de tiempo. El Diccionario acoge y codifica también a los adjetivos maratónico o maratónica, y maratoniano o maratoniana.

En cuanto a su etimología también valen la pena las aclaraciones, cuestión de la que se encarga, entre otras personas, Gregorio Doval en su libro Palabras con historia. Resalta este estudioso del idioma que el nombre del famoso corredor, que es honrado en el deporte mediante la prueba de distancia y resistencia que denominamos maratón, fue Fidípides y no Filípedes, como se cita en algunos libros de historia. Indica Doval que, según el historiador griego Herodoto, Fidípides realmente fue enviado de Maratón a Esparta (hechos acaecidos en el 490 a.C.) y no de Maratón a Atenas, por lo cual corrió 240 km en dos días, lo cual hace más admirable y suprahumana su proeza. El propósito de ello fue anunciar la llegada de los persas -comandados por Darío- y pedir refuerzos para el ejército que lideraba el griego Milcíades durante los enfrentamientos bélicos denominados Guerras Médicas.

No obstante, la distancia de Maratón a Atenas, la cual es de 40 km, era la que tradicionalmente se recorría en los primeros juegos celebrados en Olimpia, lugar donde se celebraban los triunfos bélicos griegos con juegos deportivos en honor a Zeus. La distancia actualmente recorrida en maratones es equivalente a 42 km 195 m (26 millas y 385 yardas). Esta longitud surge en las Olimpiadas de 1908, ocasión en la que el Príncipe de Gales –quien daría la señal de partida- solicitó a Barón de Coubertin que la carrera partiera de los jardines del Castillo de Windsor hasta el estadio olímpico White City, según narra el propio Doval en la fuente citada.

Los fondistas, nombre que recibe el o la «deportista que participa en carreras de largo recorrido» aún honran –muchos siglos después- la memoria de Fidípides y el triunfo de los griegos en la Batalla de Maratón cada vez que se lleva a cabo el evento deportivo que lleva el nombre de tal lugar en Grecia.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: