Noticias del español

| | | |

| Luz Nereida Pérez
Claridad (Puerto Rico)
Del 18 al 24 de enero del 2007

HABLEMOS ESPAÑOL: LOCAL Y NACIONAL

Definitivamente que si las traducciones siempre fueran literales, traduciría cualquiera. Al retornar de las vacaciones de Navidad tuve que tomar en los Estados Unidos varios domestic flights y luego un international flight que finalmente me trasladó del territorio estadounidense a los lares de la Patria amada. Y acá que somos tan conocedores de idiomas, y que por ello nos vienen como anillo al dedo aquellas palabras de don Salvador Tió cuando sentenciaba que hablamos dos medias lenguas que no suman una, nos creemos que la traducción de domestic flight es tan sencilla y literal como 'vuelo doméstico'.


Pues mire usted, lector o lectora, a lo mejor quienes sí realizan «vuelos domésticos» son las brujas, quienes con toda probabilidad practican sus vuelos en escoba en el interior de sus casas pasando como celajes del dormitorio a la cocina y de la cocina al comedor. Sépase que en nuestra lengua española el adjetivo doméstico proviene del latín 'domus' que significa casa. De ahí que se denominen como tareas domésticas el barrer, lavar ropa, planchar, limpiar muebles, lavar ventanas, etc. El Diccionario de la Real Academia Española en su más reciente edición (2001) define este adjetivo como: 'perteneciente o relativo a la casa u hogar'; 'dicho de un animal: que se cría en compañía del hombre [¡Del ser humano! porque también puede criarse en compañía de una mujer.], a diferencia del que se cría salvaje'. En su tercera acepción se alude a un criado [o criada] que sirve en una casa y en la cuarta se menciona a un tipo de ciclista que 'en un equipo, tiene la misión de ayudar al corredor principal'. También nos remite esta fuente léxica al ácaro doméstico o ácaro del queso que es el que se cría en el queso rancio, al animal doméstico —que no precisa aquí de definición—, al prelado doméstico —definido como 'eclesiástico de la familia del Papa'— y al servicio doméstico para aludir a los «sirvientes» de una casa.

Resulta, pues, que la traducción de domestic flight es vuelo nacional o vuelo local para así diferenciarlo de los que son internacionales. El Diccionario panhispánico de dudas cita las definiciones relativas al hogar y al animal de tipo doméstico y luego aclara que: debe evitarse su empleo metafórico con el sentido de nacional o de la nación, claramente influido por el inglés. Además del ejemplo alusivo a los vuelos nos ofrecen la expresión «problema doméstico» cuando en realidad se ha querido aludir a un problema interno.

Si, por ejemplo, acudimos otra vez al coloquialmente denominado «mata burros», veremos que lo local es definido como: 'perteneciente o relativo al lugar'; 'perteneciente o relativo a un territorio, a una comarca o a un país'. En la tercera acepción se alude a lo 'municipal o provincial, por oposición a general o nacional', en la cuarta a lo que 'sólo afecta a una parte del cuerpo' como por ejemplo la anestesia local y en la quinta y última acepción se define, ya como sustantivo, para denominar al 'sitio cerrado o cubierto'. De igual modo se nos remite a las frases baile local -«hombre que en algunos territorios entendía en primera instancia en lo tocante a rentas reales»(baile aquí es voz proveniente del latín 'baiulus', que quiere decir teniente)-; al color local que define a los «rasgos peculiares de una región o lugar, de carácter popular y pintoresco»; y al privilegio local definido como 'el que se concede a un lugar determinado, fuera de cuyos límites no se extiende'.

Imaginamos que para algunos enajenados de este país el uso de las voces nación y nacional aplicadas a Puerto Rico les coloca por las vertientes de la locura porque no aceptan la contundencia evidente e inequívoca de que Puerto Rico es definitivamente una nación. A éstos y éstas les sienta mal que los vuelos a Puerto Rico no sean clasificados como domestic o locales porque piensan que Puerto Rico es parte de la «gran nación de las múltiples franjas y la miríada de estrellas». Tampoco les sabe a Gloria el que se les llame vuelos internacionales porque entonces se reconoce a Puerto Rico como nación y, como decía mi difunta abuela materna, desde el punto de vista de estos alienados eso merecería la exclamación: «¡Dios libre !».

Pero lo cierto es que las líneas aéreas sí parecen reconocernos como nación porque nos clasifican como vuelos internacionales y en algunos aeropuertos es necesario tomar transportación terrestre y movernos de un edificio a otro o caminar una distancia de años luz entre las puertas de llegada del domestic flight hasta la de salida del internatitonal flight que es el que nos saca de Estados Unidos para depositarnos felizmente en nuestra Patria, en nuestra Nación, en Puerto Rico en SJU que es la clasificación en siglas de nuestro aeropuerto internacional. Evidentemente esos gringos de las líneas aéreas nos reconocen como nación. Más claro no canta un gallo o ¿es que ahora vamos a alegar que nos cambian de salidas o de edificios y que separan los domestic y los international flights por pura discriminación?

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: