Noticias del español

| | |

| Inés Izquierdo Miller
La Prensa, (Nicaragua)
Martes, 23 de octubre del 2007

HABLEMOS DEL IDIOMA: UN DEJÁ-VU

Es un término francés y se vincula con vidas pasadas.


Quiero responder el correo de Juanita quien nos manifiesta lo siguiente: «Sáqueme de mi ignorancia Señora Izquierdo, qué significa el término: Dejá vu».

Cuando hablamos de dejá vu lo primero que debemos precisar es su origen. Es un vocablo francés que significa «ya visto o paramnesia».

El dejá vu describe esa rara experiencia que nos ocurre cuando sentimos que ya hemos vivido esta situación que nos ocurre ahora, o ya hemos visitado ese lugar a donde llegamos por primera vez.

A veces el dejá vu va más allá y sabemos la frase que viene a continuación. Es como si viéramos una película por segunda vez.

Fue un investigador psíquico francés Emile Boirac (1851-1917) quién acuñó esta palabra en su libro El futuro de las ciencias psíquicas.

Según Boirac, el dejá vu suele ir acompañada por una convincente sensación de familiaridad y de sobrecogimiento, extrañeza o rareza. Muchas veces esa experiencia previa se vincula con un sueño, pero algunas personas sienten con seguridad que ya vivieron esa situación en una vida pasada.

A través de la hipnosis algunos estudiosos del tema han recreado estos saltos en el tiempo, y parece ser que el dejá vu es bastante común pues según estudios realizados, el sesenta por ciento o más de la población afirma haberla experimentado al menos una vez esta sensación.

En estas investigaciones psicológicas y neurofisiológicas se ha vislumbrado que no es un acto de profecía, sino una anomalía de la memoria: la impresión de que una experiencia está siendo recordada.

Según la Wikipedia «muchos teóricos creen que la anomalía de la memoria sucede cuando la mente consciente de uno tiene un ligero retraso en la recepción de las entradas perceptivas. En otras palabras, la mente inconsciente percibe el entorno antes que la mente consciente. Esto provoca que la propia consciencia perciba algo que ya está en la memoria, incluso a pesar de que lo esté sólo un instante de diferencia con la percepción».

A veces el dejá vu llega a vislumbrar a familiares que existieron en vidas pasadas y que actualmente están vivas, o pueden reconocer objetos que en vidas anteriores le pertenecieron, así como casas y lugares.

Hay que agregar que una persona que tenga este tipo de experiencias y puedan verificarse como ciertas no se puede considerar enferma. Sólo es un fenómeno paranormal.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: