Noticias del español

| | | |

| Inés Izquierdo Miller
La Prensa (Nicaragua)
Martes, 4 de diciembre del 2007

HABLEMOS DEL IDIOMA: TEMAS NAVIDEÑOS

Alrededor de la Navidad giran varios símbolos, explicaremos algunos de ellos.


La palabra Navidad es una abreviación de Natividad (del latín nativitas/nacimiento) mediante un recurso llamado síncopa, que consiste en eliminar una o varias letras dentro de una palabra.

Natividad con el paso del tiempo fue transformando su uso, y la tradición la enraizó entre todos como exclusivo del nacimiento de Cristo, que todos sabemos es el hecho más significativo que constituye el hito preponderante de nuestra era y el motivo de los festejos de esta temporada, donde celebramos el nacimiento de Cristo en Belén.

Si nos vamos al idioma inglés veremos que esta fiesta se llama Christmas, vocablo formado de Christ (Cristo) y mass (celebración, misa). Tal definición se emplea para designar las tarjetas que, por este tiempo se envían a nuestros familiares y amigos y que en estos días de tecnología moderna circulan en ediciones digitales por internet.

También en esta época se emplean otros términos como villancico, al que el diccionario define como «canción popular, generalmente de asunto religioso que se canta en Navidad y otras festividades». Sin embargo, sabemos que este término alude esencialmente a los cánticos y melodías navideñas.

Esta celebración se remonta a los primeros años de la Iglesia cristiana, cuando el Papa Telésforo la instituyó en el siglo II. En esa época se celebraron las primeras ceremonias religiosas, donde la Iglesia utilizó el género teatral para persuadir a la gente sobre las bondades de su religión.

El Nacimiento es la representación de la Natividad. Fue San Francisco de Asís quien después de conseguir una autorización del Papa Honorio III instaló el primer Nacimiento en la ermita de Greccio, en 1223. El religioso celebró el nacimiento de Jesús, colocando un altar frente a la ermita con una escenografía mínima; luminarias por el monte y antorchas.

Fue en Italia donde los Nacimientos se consolidan como tradición en el arte. En Toscana el número fue muy grande y es posible que desde ahí se propagaran a Nápoles.

La costumbre se extendió a partir del Renacimiento hacia otros países. A nuestras tierras americanas llegaron con la evangelización los nacimientos hechos de distintos materiales. Pero el Nacimiento por acá se transformó para convertirse en una mezcla abigarrada de estilos y motivos, donde aparecen magueyes, chompipes, pastores y tipos populares del siglo XIX: el carbonero, el cazador, la tamalera, etc., hechos de barro, cera, madera, de fibras vegetales, hojalata, trapo y de todo material que corresponde a las ramas artesanales del país.

Con respecto al árbol de Navidad cada religión le otorga un sentido diferente. Algunos afirman que representa al árbol de la vida que Eva despreció al comerse una de sus manzanas, pero los griegos lo vinculan con la fertilidad, los celtas con el amor y los hebreos con la sabiduría.

Algunas tradiciones aseguran que para la buena suerte se debe armar el árbol de Navidad el 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción de María, y colgar en la puerta de entrada una corona de muérdago.

El árbol es una tradición más joven, pues a inicios del siglo XX sólo se usaba el Pesebre, con María, José y el Niño en el establo, algún pastor y su rebaño, la estrella de Belén y los tres Reyes Magos, con sus regalos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: