Noticias del español

| | |

| Inés Izquierdo Miller
laprensa.com.ni, Nicaragua
Martes, 12 de diciembre del 2007

HABLEMOS DEL IDIOMA : SANACIÓN

El vocablo sanación sólo tiene dos acepciones y éstas aluden a la acción de sanar por medio de prácticas esotéricas.


Estas palabras no significan lo mismo, quienes las emplean como sinónimos están cometiendo un error, pues sus significados aluden a cuestiones bien precisas.

Esta vez responderemos una inquietud de un asiduo lector de nuestra columna, el señor Ramón Salgado Valle, quien nos envía el siguiente mensaje:

«Estimada profesora Izquierdo, desde Canadá mis saludos para usted, con mis mejores deseos por su bienestar. Gracias por haber escogido Nicaragua como su lugar de residencia, y por su labor altamente positiva en el campo del idioma.

Le ruego su atención a este asunto. Siempre escuché el término sanidad como la acción de recuperar la salud. Ahora está de moda el vocablo sanación, sustituyendo al primero. ¿Cuál es el correcto, profesora? Gracias por su ayuda».

Don Ramón, como usted mismo señala y aparece en el Diccionario de la Real Academia Española, el vocablo sanación sólo tiene dos acepciones y éstas aluden a la acción y efecto de sanar o a la curación por medio de prácticas esotéricas o de terapias alternativas.

Si nos remitimos al sustantivo sanidad, veremos que en el DRAE aparecen varias acepciones, entre ellas, las siguientes: 'cualidad de sano o cualidad de saludable. Conjunto de servicios gubernativos ordenados para preservar la salud del común de los habitantes de la nación, de una provincia o de un municipio. Conjunto de servicios para preservar la salud de los habitantes de una nación, de una provincia, etc.'

También se le llama sanidad marítima a aquella que radica en los puertos y atañe a la navegación. Por su parte, la sanidad militar es el cuerpo de profesores médicos, farmacéuticos, veterinarios y de tropas especiales que prestan sus servicios profesionales en los ejércitos de aire, mar y tierra.

Como se puede apreciar, una palabra (sanación) es para designar el hecho de haberse curado de un padecimiento y la otra (sanidad) para referirnos a la cualidad de sano o a las instancias que velan por la salud de una comunidad o nación. Así que comete un error quien las utiliza a la inversa, como el ejemplo que usted nos remitió sobre un músico.

Aprovecho la ocasión para agradecer la carta de Juan Antonio Cabrera Rodríguez quien vive en Polonia y trabaja como traductor del idioma polaco al español y viceversa. Cabrera remite muchos elogios y nos afirma que «en algunas ocasiones me encuentro con situaciones que me obligan a consultar en mis libros (…) Qué interesante es leer los artículos del idioma aquí puestos en este diario». Con respecto a la foto que nos solicita, esta columna sale con una, en la edición digital.

Por último, quiero insistir en algo dicho miles de veces: No digan más «correr para alcalde», eso es un reverendísimo disparate… a los políticos sobre todo, les pedimos hablen mejor nuestro idioma, porque lo están destrozando con un desdén increíble.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: