Noticias del español

| | |

| Inés Izquierdo Miller
La Prensa (Nicaragua)
Martes, 18 de diciembre del 2007

HABLEMOS DEL IDIOMA: LA EPIFANÍA

Esta hermosa tradición celebra la llegada de los Reyes Magos.


La Epifanía se remonta a la Iglesia de Oriente, donde celebraban el solsticio con evocaciones míticas muy antiguas, a diferencia de la región europea, ellos escogieron el 6 de enero en Egipto y Arabia para el festejo del sol victorioso.

Alrededor de los años 120 y 140 a.C. los agnósticos tratan de cristianizar estos festejos con la celebración del bautismo de nuestro Señor. Hasta el siglo IV la Iglesia dedicaba este día a la Epifanía del Señor. Al igual que la fiesta de Navidad en occidente, la Epifanía nace contemporáneamente en Oriente como respuesta a la celebración solar pagana que tratan de sustituir. Así se explica que la Epifanía se llama en oriente: Hagia phota (la santa luz).

Pero esta fiesta gestada en Oriente ya la hacían en la Galia por el siglo IV, con fecha ligeramente posterior a la de Navidad. Sin embargo, mientras en Oriente es fiesta de la Encarnación como venida de la carne y manifestación de la divinidad; en Occidente se celebra la revelación de Jesús al mundo pagano, la verdadera Epifanía.

Esta celebración se vincula con la adoración al Niño Jesús por parte de un grupo de magos venidos del oriente, lo cual constituye un símbolo del reconocimiento del mundo pagano hacia Cristo, como el salvador de la humanidad.

Estos magos, según la tradición de la Iglesia del siglo I, eran hombres poderosos y sabios, reyes de naciones al oriente del Mediterráneo, con una cultura y espiritualidad guiada hacia el conocimiento de hombre y la naturaleza para mantener su contacto con Dios.

Si nos remitimos al pasaje bíblico podemos inferir que son magos de Oriente y traen de regalo incienso, oro y mirra.

Se nos dice que fueron tres reyes sabios: Melchor, Gaspar y Baltasar. Hasta el año de 474 a.C sus restos estuvieron en Constantinopla, pero luego los trasladaron a la catedral de Milán, en Italia. Más tarde, en 1164, los llevaron a la ciudad de Colonia (Alemania), desde entonces ahí han estado, hasta nuestros días.

Hacer regalos a los niños el día 6 de enero viene a ser una forma de imitar la generosidad de estos magos que fueron a adorar al Niño Jesús y le hicieron regalos como muestra de veneración y respeto.

En algunos países se hacen comidas especiales ese día y es la fecha que marca el cierre de las fiestas navideñas y se recogen los adornos, el arbolito y las luces.

Yo recuerdo que cuando niña en Navidad no nos regalaban juguetes, era el 6 de enero cuando amanecían debajo de nuestra cama los obsequios que nos habían dejado los Reyes Magos, como respuesta a nuestras cartitas, donde pedíamos todo lo que se nos antojaba.

Hasta que un día vimos a nuestros padres cargando las cajas, las muñecas y los osos para ponerlos bajo la cama. Esa noche supimos que ellos sólo imitaban el bello gesto de la Epifanía cuando Melchor, Gaspar y Baltasar agasajaron al niño Jesús.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: