Noticias del español

| | | |

| Inés Izquierdo
La Prensa, Nicaragua
Martes, 8 de agosto del 2008

HABLEMOS DEL IDIOMA: HALAR O JALAR

Ambas formas aparecen registradas en el DRAE.


Esta semana nos remitieron un correo que me pareció muy interesante, así que se los daré a conocer.

¿Quién los entiende a ustedes? Escriben este artículo sobre el accidente del camión en el departamento de Madriz y cito el párrafo: «Personas que se encontraban en el lugar y que se dedican a halar arena de río, afirmaron a LA PRENSA que…».

Y, en la misma edición publican Domingo y escriben en la portada a grandes letras: «¿Adonde 'jala' la oposición?».

¿Es que ustedes están reinventando el idioma español? Que yo sepa el verbo halar en ambos casos es el mismo y no veo por qué tengan que cambiarle la estructura ortográfica.

Quisiera ver publicada esta pequeña observación. ¡Saludos! Jess Camalari.

No hay ningún problema con esto, el Diccionario de la Real Academia Española registra ambas voces, por ende no es un disparate.

Claro que jalar en algunos países como Colombia, Cuba, Panamá y Venezuela, se consideran vulgares, y prefieren decir halar. Cuando llegué a Nicaragua me molestaba mucho ver personas con cierto nivel decir jalar.

Tampoco entendía cuando hablaban de estar «jalando» con un novio, que es otra de las acepciones nicas de este vocablo.

Yo en mi país escuchaba «estar jalado» cuando alguien estaba muy borracho, el resto del tiempo decíamos halar.

Halar viene del francés haler y jalar procede de… halar.

Estas son las definiciones que aparecen en el DRAE para halar: 'Tirar de un cabo, de una lona o de un remo en el acto de bogar'. Tirar hacia sí de algo. Succionar un líquido a través de una pajilla o de otro conducto. Dicho de una máquina: Consumir combustible o electricidad. Arrastrar por la fuerza. Empuñar. Aspirar el humo del tabaco. Dicho de una persona: Desfigurársele la cara por enfermedad o por cansancio'.

Según Fidel Campo Sánchez la palabra jalar pudo haber llegado a nuestras tierras por la migración canaria.

Jalar, aparece como de origen marinero, utilizado en Cuba y gran parte de Latinoamérica, llegó procedente de las Islas Canarias, y en nuestras tierras se corrompió su pronunciación con la J, lo cual indica la aspiración de la H, tendencia que se considera propia de los canarios.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: