Noticias del español

| | |

| Inés Izquierdo Miller
La Prensa (Nicaragua)
Viernes, 29 de junio del 2007

HABLEMOS DEL IDIOMA: EXTRANJERISMOS EN EL IDIOMA

No todos los extranjerismos se acentúan, hay algunos que no llevan tilde.


Aunque en otras oportunidades he abordado el tema de los extranjerismos, he decidido traerlo hoy al tapete porque varios lectores me lo han solicitado, en especial Karen García, a quien le respondo sus inquietudes.

He de puntualizar que las voces y expresiones latinas utilizadas en español, según la Real Academia Española (RAE), se someten a las reglas de acentuación de nuestra lengua. Por ejemplo tedeum (sin tilde, es una palabra aguda terminada en m); quórum (con tilde, por ser grave terminada en m); hábeas corpus (hábeas lleva tilde por ser una palabra esdrújula, mientras que corpus no por ser grave terminada en -s).

Con las palabras latinas que forman parte de los nombres científicos de las categorías taxonómicas de animales y plantas (especie, género, familia, etc.), como son nomenclaturas de carácter internacional, no llevan nunca tilde, como el caso de: Rana sphenocephala o Malva hispanica.

En la acentuación de palabras extranjeras, incluidos los nombres propios, hay que tener en cuenta si su grafía ha sido o no adaptada al español. Si son palabras extranjeras no adaptadas, conservan su grafía original, por eso se deben escribir en cursiva en los textos impresos, o entre comillas en la escritura manual, así como los nombres propios originales de otras lenguas, no debe utilizarse ningún acento que no exista en el idioma al que pertenecen, pues estas palabras no se someten a las reglas de acentuación del español: disc-jockey, catering, gourmet.

Las de origen extranjero incorporadas al español o adaptadas, incluidos los nombres propios, deben someterse a las reglas de acentuación de nuestro idioma: béisbol, del inglés base ball; bidé, del francés bidet; Milán, del italiano Milano.

Las transcripciones de palabras procedentes de lenguas que utilizan alfabetos no latinos, incluidos los nombres propios, se consideran adaptaciones y deben seguir las reglas de acentuación del español: glásnost, Taiwán.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: