Noticias del español

| | | |

| Inés Izquierdo Miller
laprensa.com.ni, Nicaragua
Martes, 3 de noviembre del 2009

HABLEMOS DEL IDIOMA: EL MODO SUBJUNTIVO

Según los extranjeros, es la piedra en el zapato del que estudia español


Tres veces perdí la información que había escrito en esta columna, así que perdí la inspiración, pues he tenido que hacer la misma operación varias veces debido a los apagones. Así que trataré de decirles las ideas que tenía sobre el subjuntivo, mientras voy guardando lo que escribo cada dos minutos.

Cada vez que doy clases a los extranjeros encuentro que la acentuación y los tiempos verbales son el talón de Aquiles de muchos estudiantes. Algunos le tienen temor al subjuntivo porque lo perciben muy difícil, incluso hay quienes nacidos en nuestra América, donde han usado siempre el español, emplean mal el modo subjuntivo.

Es este modo difícil, sí, pero si logramos enseñar en nuestras clases con un enfoque comunicativo, podremos obtener mejores resultados. Recordemos que nuestros alumnos lo que necesitan es hablar, escribir, leer y comprender el idioma español.

Entonces, obviemos tanta teoría gramatical y practiquemos en situaciones concretas para que apliquen los diferentes tiempos del modo subjuntivo según lo requiera la situación comunicativa.

Usamos el subjuntivo para expresar cualquier tipo de sentimiento subjetivo, informaciones con carácter de irrealidad o incumplimiento, algo que no ha sucedido aún o que deseamos, pero no lo tenemos; además, posee la peculiaridad de tener dos sujetos diferentes: el de la cláusula principal y el de la cláusula subordinada. Sucede así porque con el subjuntivo expresamos deseos hacia otras personas, nunca hacia nosotros mismos: «Esperamos que la delegación española venga temprano». La cláusula principal es «Esperamos» (nosotros) y «la delegación española venga temprano» es la subordinada. El subjuntivo se emplea para expresar órdenes, permisos, consejos y sugerencias con relación a acciones presentes o futuras, como pedir, aconsejar, dejar, decir suplicar, etc.

Para expresar un sentimiento, un deseo, un temor, etc. Un ejemplo es: «Me duele que no vengas a mi fiesta». Además, podemos usarlo para ordenar algo a alguien a través de un tercero: «Dile a Carmen que me llame».

Algunos abogan por desaparecer este modo del idioma, quedarnos sólo con el indicativo y el imperativo ¿Se imaginan? ¿Estarían de acuerdo con esa mutilación? ¿Podríamos entendernos bien sin necesidad del modo subjuntivo?

Me gustaría escuchar sus opiniones, tengan la seguridad de que las leo todas. Me encantó el debate del spanglish, alrededor de 35 personas dieron su opinión y todas fueron muy buenas. A propósito, la persona que dice que sólo estudio español en los libros, ¿acaso es una ofensa? Para mí es un orgullo investigar, leer, aprender cada día gracias a ustedes.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: